Facebook, el muro de las polémicas

La gestión de nuestra privacidad en Facebook depende en última instancia de nosotros mismos. Ante cualquier cambio en las opciones de la red social, tendremos que reconfigurar si fuera necesario el nivel de privacidad de nuestro perfil para evitar sorpresas.

La red social Facebook se encuentra inmersa en una nueva polémica a raíz de unos cambios introducidos esta misma semana que afectan a la privacidad de sus usuarios. De hecho, cada vez que se producen cambios en esta red, a modo de reacción en cadena, se complica la manera como los usuarios gestionan los permisos que dan acceso a sus datos y, en consecuencia, muchos de ellos expresan enérgicamente su desacuerdo.

Si eres usuario de Facebook, habrás podido ver que muchos de tus amigos han escrito en su estado que para evitar que su información y sus conversaciones con sus amigos sean públicas, tenemos que pasar el ratón sobre su foto de perfil, hacer clic en “suscrito” y desmarcar algunas opciones. Bien, esta es una solución, pero implica que todos y cada uno de nuestros contactos realice la acción descrita. Sin embargo, lo más práctico es entrar en la configuración de la privacidad y asegurarnos de en qué estado se encuentra la privacidad predeterminada. Aparecen aquí tres opciones, asegúrate de que esté marcada la opción “Amigos” para que solo los que tú quieras se puedan enterar de qué haces en Facebook, o bien personaliza tus opciones. Si lo dejas en público, todo el mundo podrá ver tu estado y lo que estás escribiendo en el muro de tus amigos.

El nuevo panel de privacidad de Facebook

En la pasada conferencia de desarrolladores F8, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, presentó la novedad que ha sido la causante de todo este revuelo: una barra de información instantánea, lo que algunos podrían considerar un “twitter” al estilo Facebook, que no hace más que recoger lo que hasta ahora se conocía como titulares pero en tiempo real. Este “ticker”, junto a la integración con Spotify y Netflix, son algunos de los elementos que han venido a alterar a la comunidad de usuarios de Facebook, muy celosos de su privacidad. Además, la nueva API de Facebook, la plataforma para la creación de aplicaciones que ha sufrido estas remodelaciones, ahora permite que aplicaciones de terceros puedan publicar en nuestros muros sin nuestra intervención. Esto, evidentemente, siempre que en primer lugar le hayamos dado permiso a la aplicación.

Resulta muy sencillo dejarse llevar por quienes critican la intromisión en la intimidad que hacen las redes sociales. De hecho, el negocio de Facebook y otras plataformas similares consiste en conseguir cuanta más información puedan de sus usuarios para después convertirla en dinero a través de anuncios y servicios Premium. No obstante, estas mismas redes ponen a nuestra disposición mecanismos para controlar nuestra privacidad, solo hace falta poner límites y decidir qué queremos que se sepa de nosotros.

Foto: Facebook

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...