Una exposición en Barcelona nos acerca a Sándor Márai

Los aficionados a la literatura tienen una nueva cita en Barcelona. Una exposición que les conducirá por el itinerario vital y literario de uno de los escritores europeos más importantes del pasado siglo, el húngaro Sándor Márai. Bajo el título Un peregrino del siglo XX, la Sala Cotxeres del Palau Robert acoge una suerte de mosaico de la vida de Márai: imágenes inéditas conviven con textos y fragmentos de obras como El último encuentro, La mujer justa, La herencia de Ezster, Divorcio en Buda o El amante de Bolzano. Casi todos los materiales que componen este retrato han sido recuperados para el gran público directamente del legado personal del escritor.

EL Palau Robert ya ha abierto sus puertas a Sándor Márai.

Esta exposición, organizada conjuntamente por la Generalitat de Catalunya junto al Gobierno húngaro, se inscribe en el marco de la presidencia de Hungría en la Unión Europea y tiene como objetivo estrechar las relaciones entre ambos países. La muestra, que se inaugura hoy, podrá ser disfrutada hasta el próximo 28 de agosto, teniendo un especial interés por una razón muy concreta. Y es que, pese a que en los años 90 la sociedad europea recuperase la interesante obra de Sándor Márai, como testimonio de excepción de una época pasada cuyo legado aún estaba presente (no olvidemos que Márai vivió la primera y segunda contiendas mundiales), poco o nada se sabe todavía de la personalidad del escritor. Incluso su trayectoria profesional es aún un misterio para aquellos que le siguen leyendo.

En primer lugar, pocos conocen que su verdadero nombre fue Sándor Grosschmied y que nació inaugurando el siglo del que fue fiel testigo en el seno de una acomodada familia de raíces sajonas afincada en Hungría. El pequeño Sándor creció entre algodones hasta que a los 17 años le llamaron a filas para batallar en las trincheras de la Gran Guerra. Una vez cumplido el servicio, se marchó a Alemania para estudiar periodismo. Allí iniciaría su carrera como corresponsal en el Frankfurter Zeitung, trabajo que le llevaría a recorrerse medio mundo pasando, como era obligado, por el bohemio Paris de los años 20, cuando la eclosión cultural se encontraba en su punto álgido. Ya establecido en Budapest, Márai se dedicó por completo a escribir, cosechando un enorme éxito en la época.

Un documental donde descubrir la vida y obra del escritor.


Pese a su vocación viajera e inquieta, la producción literaria de Sándor Márai se caracteriza por la práctica ausencia de acción en sus relatos. Al contrario, imperan las conversaciones y los monólogos densos y largos, pero llenos de reflexiones que sus lectores considerarán brillantes, con un calado psicológico que da buena cuenta del espíritu sentimental y melodramático del escritor. Hasta aquí, poco más conocemos de su personalidad, pero los ecos de palabras como burgués, europeo o emigrante resuenan en la cabeza de todos. La idea de la exposición es tratar de explicar cómo estos conceptos toman un significado a lo largo de su vida y, además, inciden en su literatura. Como aliciente, Un peregrino del siglo XX incluye un documental de cincuenta minutos donde se desgranan las diferentes etapas de su vida, se vuelve a los escenarios comunes de su trayectoria y se analizan sus diferentes obras.

Sándor Marái nunca respondió al prototipo de autor atormentado y fuera de sistema, sino que fue muy consciente de sus orígenes burgueses (así lo explicita en su autobiografía, Confesiones de un burgués). Contrario al nazismo (estuvo casado durante casi sesenta años con una mujer judía a la que, según cuentan, amó intensamente) y contrario a la colectivización impulsada por las sociedades comunistas, su huida de la Europa de Stalin y Hitler hizo que acabase con sus huesos en San Diego (EEUU), ello después de un itinerario errante que le llevó, junto a su esposa, por Italia y Nueva York. Cuando cayó el comunismo en Hungría y se le permitió volver avalado por un reconocimiento explícito, Márai se pegó un tiro en la cabeza. Estaba enfermo y su supervivencia dependía de pasar el resto de sus días en un hospital. Murió el año 1989, el mismo en que cayó el muro de Berlín.

Si quieres ver un avance de la exposición, visita el Flickr del Palau Robert.

Foto 1 por Vanessa Miralles/Palau Robert en Flickr

Foto 2 por Vanessa Miralles/Palau Robert en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...