Europa: Se dispara la alerta por la inflación

Los precios en los países miembros de la Unión Europea están aumentando sin descanso, a un ritmo de más de un 4 por ciento anual, se trata de la tasa de inflación más alta desde el inicio de la recogida de datos en 1997, con lo que cada vez está mas claro que el Banco Central Europeo volverá a subir los tipos de interés.

Los precios en los países miembros de la Unión Europea están aumentando sin descanso, a un ritmo de más de un 4 por ciento anual, se trata de la tasa de inflación más alta desde el inicio de la recogida de datos en 1997, con lo que cada vez está mas claro que el Banco Central Europeo volverá a subir los tipos de interés.

El lunes 30 de junio, el Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea, anunció que la subida de precios no ha cesado, y que se ha pasado en toda la Zona Euro del 3,7 por ciento de mayo al 4,0 por ciento en junio, una cifra que duplica las estimaciones que el Banco Central Europeo había hecho públicas, del 2 por ciento.

Una vez más, la principal causa de la subida de los precios hay que buscarla en la cotización de las energías, que esta vez ha logrado aumentar la inflación incluso por encima de las previsiones más pesimistas de los expertos, que la situaban en el 3,9 por ciento, cifras que, desde Frankfurt se habían calificado como disparatadas y de prácticamente ciencia-ficción económica.

Según el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, los datos de la inflación serían normales y no tan altos si no fuera porque la Zona Euro está comenzando a experimentar dificultades a causa de los estragos que se han sucedido en las economías domésticas en España y sobre todo en los Estados Unidos, principal socio comercial de la Unión Europea.

En estos momentos ningún experto se atreve a aventurar sobre si la inflación seguirá aumentando a lo largo del mes de julio y en adelante, aun así la mayoría de los economistas sostienen que no hay ya ninguna duda de que el Banco Central Europeo volverá a aumentar los tipos de interés para fijarlos en el 4,25 por ciento, ante las expectativas de que el precio del combustible seguirá aumentando a causa de la alta demanda no correspondida con la producción.

Aun así y pese a la amenaza que pende sobre los inversores de una nueva subida de los tipos de interés, algunos economistas han querido insistir en que si todo empieza a marchar mejor a principios del mes de julio, probablemente no sea necesario aumentar los tipos de interés. La noticia ha sido sin embargo recibida con mucho escepticismo en todos los mercados de la Zona Euro, debido sobre todo al nuevo aumento de los precios del petróleo, que el lunes 30 de junio ya se cotizaba sobre los 143 dólares por barril.

Durante el fin de semana previo al lunes 30 de junio, varios gobernantes de los países miembros de la Unión Europea mantuvieron reuniones y declaraciones conjuntas insistiendo a los responsables del Banco Central Europeo que tuvieran en cuenta tanto las tasas de crecimiento como los precios antes de tomar una decisión sobre los tipos de interés.

Pese a todos los rumores que circulan estos días por los mercados bursátiles, la mayoría de los inversores apuestan por un nuevo aumento de los tipos de interés, y muchos economistas lo consideran además imprescindible como paso previo a una reducción de los precios al alza en todos los productos básicos, ya que, en su opinión, una desaceleración del crecimiento de los países de la Zona Euro contribuye a lograr ese efecto.

El mismo lunes 30 de junio también se celebró una rueda de prensa del Banco de Pagos Internacionales para dar a conocer las opiniones tras la Asamblea Anual General, y desde allí, el director Malcom Knight admitió también que la subida de la inflación ha pillado por sorpresa a su entidad, ya que no se esperaba, ha dicho, algo así. Sin embargo todavía insiste que los precios se pueden controlar y que la situación no se la ha escapado a nadie de las manos.

Según admite el Banco de Pagos Internacionales, todavía se sigue notando en los países de la Zona Euro que no se ha reducido el fuerte encarecimiento de los productos básicos y de las energías (en referencia sobre todo al petróleo).

También aseguran que todos los gobiernos de los países de la Unión Europa conocen sobradamente las intenciones del BCE de volver a aumentar los tipos de interés, y que nadie duda de que esa decisión tenga unos efectos positivos en los mercados a corto plazo.

En opinión del Banco de Pagos Internacionales, la situación actual coloca a los bancos centrales de todo el mundo en un reto muy importante, que no se ha dado en muchos años, y les obliga a vigilar la inflación con lupa durante los próximos meses. A continuación, se ha pasado a exponer las consecuencias de la subida de los precios, y en esto el BPI no deja tampoco lugar a dudas, y afirma que ante la situación actual es imprescindible tomar decisiones con firmeza, para poder afrontar sin problemas un nuevo incremento de las expectativas de inflación. Una vez más se han referido a la subida de los tipos de interés. También hubo algunas declaraciones sobre los rumores de especulación con el petróleo en los mercados, y en este sentido el Banco de Pagos Internacionales afirma que en estos momentos hay una especulación sin pudor con el crudo, ya que desde principios del pasado mes de abril, el precio del petróleo ha subido muy por encima y con mucha más rapidez que el de otras muchas materias primas, lo que a su juicio denota una clara utilización de este producto en el mercado para especular, lo que empuja a un aumento de todos los precios en general. En este sentido el BPI considera que en la actualidad el aumento de la inflación se debe a una situación pasajera que se extenderá a lo largo de la segunda mitad del 2008, y que remitirá a partir de la primavera del próximo año 2009.

Sin embargo los análisis que ha emitido el Banco de Pagos Internacionales también han sido recibidos con escepticismo por parte de algunos economistas, que no consideran al BPI precisamente como un referente fiable de pronósticos de evolución en el mercado, ya que desde hace dos años ha realizado predicciones poco acertadas, como cuando aventuró que la subida de los precios de alimentos básicos y del petróleo remitiría en la primavera del 2008.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...