Europa avisa de consecuencias por una restricción de inmigración laboral en Suiza

El resultado de la consulta popular del pasado domingo en la que el 50,3% de los suizos se mostraron a favor de aplicar cuotas de entrada a los ciudadanos de la Unión Europea para frenar la entrada de ciudadanos europeos a su mercado laboral, ha originado una tensión entre Bruselas y la Confederación Helvética que sitúa a los representantes de los 28 a una «situación que no es fácil»

CatherineAshton

La Unión Europea (UE) avisó ayer de las posibles consecuencias que el resultado del referéndum suizo sobre la restricción de la inmigración laboral europea puede tener sobre los acuerdos bilaterales que los países europeos tienen con la Confederación Helvética.

El resultado del refrendo nos lleva en una dirección que, desde la perspectiva de la UE, no es fácil. Mantendremos conversaciones con Suiza sobre lo que vamos a hacer a continuación y cómo avanzamos.

Esta fue la afirmación realizada ayer por la alta representante europea de Política Exterior, Catherine Ashton, quien no obstante se mostró cauta en sus declaraciones porque, según explicó, «es una discusión que se está debatiendo actualmente» y se limitó a decir que desde la Comisión Europea (CE) y el Consejo de la UE «se está considerando cómo se puede avanzar mejor». Otras fuentes comunitarias consultadas aseguraron estar «muy preocupados por la situación» y afirmaron que esperan una aclaración del Gobierno federal suizo así como una explicación sobre la forma en la que van a gestionar el resultado.

La tensión entre de Bruselas y Suiza se originó el pasado domingo cuando el resultado referéndum sobre la iniciativa popular Contra la inmigración masiva impulsada por el Partido Popular Suizo arrojó que el 50,3% de los suizos que acudieron a las urnas están a favor de aplicar cuotas de entrada a los ciudadanos de la UE con el fin de limitar la entrada de ciudadanos europeos a su mercado laboral. La diferencia con los que se mostraron en contra  fue de menos de 20.000 votos.

Este resultado supone que algo más de la mitad de los suizos que votaron se muestran a favor de modificar la política migratoria del país; una voluntad para la que el Gobierno federal cuenta con un periodo de tres años para presentar y aprobar una propuesta legislativa nacional que tendrá que ser aprobada por el Parlamento.

Por su parte, Bruselas se muestra totalmente en contra de una iniciativa que, en el caso de que se llevara a cabo, supondría una violación del tratado sobre el libre movimiento de personas entre UE y Suiza. Y es que ambas partes firmaron en 1999 una serie de acuerdos bilaterales que incluían la libertad de movimiento de personas entre Suiza y los países de la Unión y, en 2004, firmaron el Tratado de Schengen por el que algunos países de la Unión, como es el caso de Suiza, así como otros no comunitarios, aceptaron la supresión de los controles de las fronteras interiores.

Tras el resultado del refrendo, la primera dificultad que se presenta para ambas partes es la aprobación por parte Suiza del acuerdo de libre movimiento de personas aplicable a Croacia, el último miembro europeo que se ha adherido a la UE en 2013.

Vía: Diario de León

Foto: FriendsofEurope

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...