Demuestra tu espíritu ganador con Rafa Nadal y Banesto

Si tuviéramos que escoger la figura deportiva de la cuál los españoles nos sentimos más orgullosos en los últimos tiempos creo que sin duda el que recibiría más votos sería Rafael Nadal. El joven tenista que ha logrado llegar a la gloria del tenis internacional, más lejos que ningún otro compatriota suyo y podríamos decir que junto a pocos otros en el mundo y en la historia. El joven (adjetivo al que siempre se le ha asociado, dada su precocidad profesional, y que parece que ya le acompañará toda la vida) manacorí se ha ganado a pulso y sin discusión todos los elogios que ha recibido a lo largo de una ya consolidada carrera como deportista de élite.

A parte de su dedicación incuestionable a la disciplina que más ama, y que le ha proporcionado sus mayores ilusiones, ha demostrado que detrás de todo ese engranaje de precisión, técnica y músculo hay una gran persona. Si Rafa Nadal es quizás uno de los personajes más queridos por el público es porque pone en evidencia que el mejor deportista no es aquella estrella estratosférica sin más, sino el ser humano que sufre dentro y fuera de la pista, lucha, cae y se levanta, para al fin alcanzar el éxito. Rafael Nadal es único porque convierte en humano lo irreal, desciende el Olimpo de los Dioses del tenis a la tierra, y en definitiva, hace fácil lo que parece imposible. Lo que atesora Rafa en su interior, desde el extremo de la raqueta hasta su mente siempre serena, es lo que caracteriza a los mejores deportistas. Y a eso lo llamamos «espíritu ganador».

Rafa ejemplifica mejor que nadie ese espíritu que albergan los que, sea en el deporte o en cualquier otra disciplina, ofrecen todo su valor, sus mejores cualidades y su dedicación plena al alcance de unos objetivos. Es el espíritu ganador que hace mover aquellos que a su vez mueven el mundo. Es como una fuerza interior que nos asegura que lo que hacemos lo hacemos por y para algo. Y solo con esa convicción y esa motivación plena nos podemos dirigir en el camino hacia el éxito.

Ese espíritu ganador, como decíamos, puede aplicarse a cualquier faceta de la vida, no sólo la deportiva. Y un ejemplo de ello en el mundo empresarial es Banesto, una de las principales entidades bancarias españolas, que siempre ha apostado por perseguir ese «espíritu ganador». En el mundo de las finanzas, sin duda, es una cualidad indiscutible para lograr las metas personales que cualquier cliente espera. El dinero puede ser como la puntuación de un partido de tenis, y es con una voluntad ganadora de los participantes que se consigue incrementar ese marcador, objetivo primordial siempre. Por eso Banesto ha querido hacer aún más grande dicha máxima lanzando una campaña conjunta con Rafael Nadal, su imagen en muchas otras ocasiones, a raíz de una efeméride al respecto que debe celebrar. La intención es, por lo tanto, promover entre el público ese concepto tan indispensable de «espíritu ganador», apoyándose en la innegable experiencia de nuestro tenista en esa cuestión. La campaña va especialmente dirigida a todos aquellos amantes de las redes sociales, que se mueven por ellas como la pelota amarilla por la tierra batida, y que además les guste explicar historias.

Así, Banesto convoca el Primer CONCURSO DE RELATOS «ESPÍRITU GANADOR» EN REDES SOCIALES, para celebrar precisamente que la página de Facebook de «Espíritu Ganador Banesto» ha llegado a sus primeros 25.000 seguidores (aunque a estas alturas ya sobrepasa los veintisiete-mil). De este modo, abre un concurso de relatos breves para las dos grandes redes sociales, Facebook y Twitter, en el que los participantes deberán demostrar su habilidad para construir una historia corta (cortísima diríamos en el caso de Twitter) de cualquier temática imaginable.

Aspecto del perfil de Facebook de Espíritu Ganador Banesto

Las dos únicas condiciones que se imponen es que dicho relato debe reflejar lo mejor que pueda este concepto que venimos tratando a lo largo del post, de espíritu ganador, y respetar el número máximo de caracteres disponibles en cada red: en Facebook, 420, y en Twitter, 140. Esta idea puede estar reflejada desde cualquier prisma y temática, de manera que no es necesario hablar sólo de argumentos deportivos.

Los navegantes que os atreváis con el reto para empezar deberéis, o bien, entrar en el perfil de Facebook de Espíritu Ganador Banesto y tenerlo marcado como «me gusta» para después introducir vuestros textos en la misma página, o si optáis por la otra red, seguir el canal Espíritu Ganador Banesto en Twitter. Allí mismo podréis encontrar las bases completas de este 1er Concurso de Relatos organizado por dicha entidad.

Recordar que tenéis hasta el próximo 27 de marzo para llevar a cabo vuestros escritos virtuales y optar a los premios que os esperan al final de este emocionante partido. Y la verdad es que estos premios son realmente atractivos: tres viajes para dos personas a Mallorca donde los agraciados podrán conocer a Rafa Nadal en vivo durante un entrenamiento en Manacor, y tras ello, ir a comer en el restaurante que tiene su familia. De esta manera, uno de los premios estará reservado para el mejor relato de Facebook, otro para el mejor de Twitter y el último se decidirá por sorteo entre todos los participantes.

El concurso se ha iniciado el 10 de marzo y de momento la participación ya está siendo más que notable, con alrededor de dos decenas de mensajes enviados en Facebook. Estamos seguros de que seréis muchos los que os atreveréis a participar en este deportivo juego de escritores y a final de mes la página del concurso de Banesto estará forrada por un mosaico de fragmentos de vidas imaginadas. Vidas que cuentan desde anécdotas personales hasta momentos de superación, pasando por pequeñas poesías o cuentos mágicos. Todo vale, mientras esté hecho desde un espíritu, el que guía nuestras emociones y nos puede conducir hacia la meta deseada.

En definitiva, si crees que eres de los que vive con ese «espíritu ganador» y se te ocurren buenas maneras de transmitirlo con un breve relato y buenas dosis de creatividad, esta es tu oportunidad para llegar justamente a eso: ser el ganador. Y con ello, conocer a otro gran ganador… y así hablar de igual a igual, vaya.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...