Empleados obesos, negocios difíciles

La obesidad no afecta solamente a la salud, si no que también puede perjudicar la vida laboral del empleado como del empleador. Es por eso que hay ciertas medidas que pueden tomarse para no tener este tipo de problemas.

Siempre que se habla de sobre peso y obesidad se alude a los riesgos saludables que corre la persona afectada, problemas respiratorios y cardíacos, entre otros, pero también puede sufrir de problemas laborales y no por ser discriminado.

La obesidad puede generar problemas de salud y en el trabajo

Una persona con obesidad, además de estar predispuesta a contraer enfermedades, puede sufrir la discriminación para conseguir trabajo o tener problemas en el que ya tiene, ya que está más propenso a enfermarse y ausentarse.

Este tipo de situaciones perjudica tanto al empleador como al empleado, ya que este último, al sufrir este problema de sobre peso termina por ser menos productivo, rendir menos, ausentarse más, generándole a su patrón una baja en la productividad.

Es importante que el empleador tome medidas al respecto, y que prevenga este tipo de situaciones, y no esperar al límite donde su trabajador tenga que pedir el retiro anticipado, o renunciando o aún peor, despidiéndolo.


La Academia de Ciencias Médicas de Bilbao ha realizado un estudio en el que detalla que las personas con obesidad faltaban a su trabajo en un promedio de 8.5 días, mientras que los trabajadores con un peso adecuado, tenían un ausentismo de 3.7 días al año.

Para poder evitar este tipo de problemas, hay dos ejes básicos que el trabajador debe respetar, por el bien de su salud, y en consecuencia de su trabajo; y que también el empleador puede colaborar a que se cumplan: la alimentación y el ejercicio físico.

Por un lado, se pueden realizar charlas informativas sobre los métodos que los empleados pueden aplicar para alimentarse correctamente, según sus actividades. Incluso, una buena técnica es poner maquinas expendedoras de alimentos más saludables como cereales integrales.

También es importante la incorporación agua, por lo que algo muy útil es poner en varias áreas los dispenser para, por ejemplo disminuir el consumo de gaseosas.

En cuanto al ejercicio es algo más complicado de llevar a cabo pero no imposible. Se puede hacer una reestructuración de los horarios, para que los empleados tengan un tiempo y un espacio donde realizar una actividad física y que forme parte de la rutina diaria.

Además, se puede realizar un seguimiento de los empleados, para que a medida que vayan obteniendo resultados se les otorgue una recompensa a través de bonos u otros estímulos equivalentes a los de productividad o de puntualidad.

Foto: ruurmo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...