El Telescopio Gigante Magallanes

En las montañas al norte de Chile se está preparando el terreno para la construcción del emplazamiento del telescopio gigante Magallanes. Su lente, de 25 metros de diámetro, se está construyendo por segmentos de unos 8,4 metros en la universidad de Arizona, en los Estados Unidos. Este telescopio servirá para estudiar el origen del universo, ya que se prevé que sea capaz de alcanzar el momento en el que nacieron las estrellas.

El Telescopio Gigante Magallanes empieza a convertirse en realidad. Para muchos aficionados a la astronomía el primer paso que se acaba de dar, el de la preparación de los terrenos en los que se asentará este telescopio, es sin duda un acontecimiento especial.

Imagen por ordenador de cómo será el Telescopio Gigante Magallanes

En el complejo chileno del Observatorio Las Campanas están de celebración. En ese lugar es donde se va a ubicar el nuevo telescopio, cuyo coste aproximado es de 700 millones de dólares y que, una vez acabado, se convertirá en el telescopio con la tercera lente más grande del mundo y con un área de luz (la apertura desde la que se puede mirar al espacio) más de cuatro veces y media la de cualquier otro telescopio actual. Tal como se ve en la ilustración superior, la apertura por la que la luz llega a la lenta es mucho más amplia que la de los típicos telescopios de cúpula, como el de las Islas Canarias, el Gran Telescopio Sudafricano o el Telescopio Keck, considerados hasta el momento los tres más grandes.

Volviendo a la lente, una de sus características más llamativas es que va a estar formada por un total de siete segmentos de espejo de 8,4 metros de diámetro cada uno, dando como resultado final unos 25 metros de diámetro, ya que esos espejos se colocaran de manera que formen una única superficie óptica. Mientras que la construcción de la lente se está llevando a cabo en la Universidad de Arizona (Estados Unidos), su instalación y las observaciones se llevarán a cabo en Chile, a unos 700 kilómetros al norte de su capital, Santiago. En el Observatorio Las Campanas llevan más de cuarenta años observando el cielo y muchos de sus proyectos, incluido el de la construcción de este nuevo telescopio, se han llevado a cabo en parte gracias a las subvenciones de los Estados Unidos.

El Telescopio Gigante Magallanes, una vez construido y puesto en funcionamiento (algo que se prevé que ocurrirá en 2020), proporcionará unas prestaciones sin precedentes para la observación astronómica. Su lente, su ubicación y su diseño permitirán mirar al espacio casi hasta el principio de los días. De hecho, los investigadores prevén poder observar y ser testigos del mismo nacimiento de las estrellas. Curiosamente, las explosiones que se han practicado en el cerro de Las Campanas para asentar el terreno para el telescopio se han comparado con el Big Ben, la gran explosión desde donde se cree que nació todo. Este nuevo telescopio también va a servir para buscar y observar otros sistemas planetarios, galaxias, nebulosas y agujeros negros. Además, se pretende avanzar en el estudio de la materia oscura y la energía oscura, que se supone que son las que permiten la formación de las galaxias a medidad que se acelera la expansión de universo.

Fuente y Foto | Giant Magellan Telescope

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...