El plan de reestructuración de Iberia comienza a echar chispas

Iberia anuncia a cuentagotas las consecuencias que van a suponer su reestructuración

Iberia

Iberia despedirá a una cuarta parte de su plantilla

Tras el anuncio de la OPA de IAG sobre Vueling, que comportará la reestructuración de Iberia, comienzan a hacerse públicas las medidas que se van a llevar a cabo en la compañía aérea española. La polémica está servida.

Para empezar, se prevé el despido de 4.500 trabajadores de Iberia, lo que supone un casi una cuarta parte del total de la plantilla de la empresa (que asciende a 20.000 empleados). Este «plan de transformación», que es como lo llama IAG, repercutirá en los «ajustes de salarios e incrementos de la productividad de las personas que permanezcan en la compañía», según han adelantado fuente de la misma. Aún así, no se ha especificado de qué modo se van a realizar los despidos.

Y es que Iberia suma pérdidas récord de 262 millones de euros entre enero y septiembre, sin registrar beneficios desde hace tiempo, por lo que uno de los objetivos es conseguir una reducción de la masa salarial del 15% en el año 2013.  Ante esta delicada situación, tanto para la compañía como para sus trabajadores, las negociaciones con los sindicatos ya han comenzado y, según las primeras estimaciones, en plan debe estar listo en verano del 2013.

En este sentido, el hólding ha indicado que  «Si los sindicatos no quieren negociar, o optan por una huelga, o no se llega a un acuerdo antes de la fecha límite, implementaremos más recortes (de rutas y aviones) para preservar la viabilidad de Iberia».

La aerolínea se ha puesto muy seria y además de ello ha indicado a los sindicatos que también es necesaria «una reducción salarial de entre el 25% y el 35%, y la congelación de los salarios y los deslizamientos- antigüedad y progresión- en el ámbito temporal del plan- del 2012 al 2015″, han indicado los sindicatos. Además, no descarta la idea de la «segregación de los negocios de handling- asistencia en tierra- y mantenimiento para su posterior venta».

Ante tantos cambios la compañía es clara: “El tiempo juega en contra nuestra. (…) Vamos a negociar haciendo todos los esfuerzos necesarios, pero si no alcanzamos un acuerdo, tendremos que tomar decisiones más radicales que conllevarán mayores reducciones de capacidad y de empleo”, ha señalado el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano.

Iberia está luchando por su supervivencia. Pierde dinero en todos sus mercados. Tenemos que tomar decisiones duras para salvar la compañía y volver a ser rentables. Si no ponemos en marcha cambios estructurales profundos, el futuro de la compañía es sombrío. Por el contrario, con este plan ponemos las bases para dar la vuelta a la situación y crecer”, ha sentenciado.

Foto: Andrés Rueda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...