El Nuevo Consumidor De Los Estados Unidos

De las cosas que más me molestaban en la vida era que la televisión norteamericana, después de transformarse en un creador de productos verdaderamente excelentes, dejara un espacio para producciones tan banales y superficiales como Laguna Beach y La Fabulosa Vida. La trama de ambas series es tan vacía e imbécil como sencilla: que bueno es tener mucha plata y gastarla en cosas inútiles.

Aunque es muy bueno no tener que preocuparse por el dinero, no soportaba ver capítulos en los que se comentaba que estas personas gastaban cantidades de dinero tan ingentes en bolso, celulares, zapatos y ropa, mientras que con esa misma cantidad se podría alimentar a varias decenas de familias pobres en algún lugar del mundo.

No obstante, y según pública el Wall Street Jornal, las cosas parece estar cambiando en la potencia más grande del mundo. En un artículo titulado “El lujo ya no es chic; la moda es ahorrar y ser ecológico”, a las personas de altos ingresos ya no les parece tan bueno andar comprando y usando productos de marcas cotizadas a costos estrafalarios.

Viéndose afectados por la situación crediticia mundial, pero también por el costo ecológico que contrae la producción en masa de estos bienes, los estadounidenses están dejando de gastar sus ingresos en elementos de lujo, prefiriendo con esto ahorrar e invertir en mejores cosas. Según el artículo del prestigioso periódico, se está presentando un interesante fenómeno económico, en donde ahora las personas no salen a comprar como terapia para solventar el estrés del diario vivir, sino que por el contrario hacen cuentas de lo que se ahorran como mecanismo que los ayuda a aliviar su tensión.



Sí hay algo que sin duda alguna define claramente al ciudadano de ese país, es su inmenso afán competitivo. Como todo en la vida en exceso es malo, para el estadounidense el hecho de tener menos que el vecino era algo que lo obligaba a querer tener más que él: sí el señor del lado tenía un mejor carro, pues uno debería comprarse uno mejor que ese. La verdad es que ese sentimiento es algo que compartimos muchos seres humanos alrededor del mundo; pero el nivel alcanzado por los habitantes de la tierra de la libertada si que no tiene comparación.

Igual de importante es de anotar que la mayor propensión marginal al consumo que tanto caracteriza a los estadounidenses, es un hecho que tiene mucha tela de donde cortar. A pesar de todas las críticas que frente a esto se puedan hacer, la que muchas serán validas, desde el punto de vista económico el consumo de ese país es el que permitió que la economía mundial tuviera los crecimientos que tuvo en los últimos años.

Su inmensa sed de compra permitió que el mundo entero pudiera vender sus productos de manera desaforada, aumentando la producción y la demanda alrededor de todo el planeta. El aparato productivo chino se vio inmensamente favorecido por este hecho, así como la gran mayoría de países menos desarrollados, quienes vieron un elevado y constante crecimiento en el precio de los bienes que exportaban.

La sociedad de los Estados Unidos es la quintaescencia de lo que se conoce como la sociedad de consumo. Una economía con una velocidad del dinero inmensa, que tiene la capacidad de darle mucho dinamismo a todo el aparato productivo del país. El afán por el consumo de los norteamericanos hizo que los créditos de consumo se disparan en ese país, llevándolos a la situación de ahora. Sin embargo, esa criticable práctica tiene otra faceta, y la de que también les permitió a las empresas y a los comerciantes crecer de manera escalonada, aumentando con esto el empleo y la economía en su totalidad.

Teniendo en cuenta la clase de mundo que se iba a desarrollar en ese sentido, no es sorpresivo que en ese país un aura de mayor prudencia en el consumo y de mayor respeto por el mundo en el que vivimos este naciendo con mucha fuerza. No obstante, la verdad es que como todo en la vida, un cambio en ese sentido puede traer graves consecuencias a futuro.

Trayendo a colación que uno de los posibles escenarios a futuros es la deflación, una noticia como estas no puede pasar desapercibida para nadie. De lo que se puede concluir del artículo, la verdad es que el futuro pinta muy esperanzador para todos: los norteamericanos no es que hayan dejado de gastar o consumir, es solo que dejaron de despilfarrar. Sí las cosas se mantienen en ese nivel, no debe haber nada que nos preocupe.

Frente a este panorama, lo importante es analizar cómo será el cambio de una sociedad altamente consumista, a una con más propensión al ahorro. En ese sentido, hay dos cosas que mencionar. La primera es la de recordar que, a pesar de la inmensa importancia que el ahorro tiene para las familias, empresas y países, la verdad es que el consumo es igual de importante para todos aquellos. Un país como Japón, con una inmensa propensión marginal al ahorro, se vio fuertemente afectado por el poco consumo de sus ciudadanos en la década de los años noventas. Las variables de ahorro, consumo e inversión están fuertemente ligados en la economía, para que exista una deben existir las tres.

No obstante, la situación en los Estados Unidos era que casi todo lo que tenían, e incluso más, lo utilizaban en consumo, teniendo que vivir del ahorro externo (el de China) para completar la regla económica. Sí lo que a futuro se viene es que este país podrá empezará a producir su propio ahorro, con lo que dependerá menos de la deuda externa para su día a día, la verdad es que sería una muy buena noticia.

Un país como los Estados Unidos, con inmensas tasas de ahorro, con una asignación de recursos mucho más eficiente, y con importantes tasas de inversión, no parece ser un mal escenario a futuro, más si recordamos que la cabeza en ese nuevo proceso de cambio, es el nuevo presidente quien es una de las personas que llegan a ese cargo y que más entusiasmo han generado en los últimos años.

Por último, es de decir que a pesar de todo esto, una de las cosas que más me emociona es que sin duda alguna se cancelaría programas como de Laguna Beach y La Fabulosa Vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...