El neoliberalismo en su hora extrema

El modelo neoliberal, ha terminado agotando sus potencialidades ¿Sera posible su reemplazo? o ¿existio siquiera realmente como aporte teorico aquello que llamamos neoliberalismo?

 

¿Fenix?
¿Fenix?

A raíz de la actual crisis económica, han vuelto a estar de moda los áulicos pregoneros que advierten con júbilo acerca del fin del sistema neoliberal. Pero como suele decir una recordada conductora de origen cubano muy popular en tierras gringas… ¿Sera cierto esto?

En primera instancia conviene que definamos que conceptos se hallan implícitos en el termino neoliberal. 
Para tirios y troyanos, neoliberalismo es una concepción ideológica basada en los principios del libre mercado, que se expresa en un conjunto de políticas públicas que tienden a reducir al mínimo la intervención del aparato estatal en la vida económica a la par que recortan también su accionar en el ámbito de los servicios básicos como salud, educación e incluso seguridad.

Históricamente, el neoliberalismo se basa en las premisas de una serie de pensadores como Hayek, Mises y Friedman; siendo este ultimo a través de la denominada Escuela de Chicago el que mayor influencia ha alcanzado en el desarrollo del tan denostado neoliberalismo.

La muerte

El origen y posterior auge de las premisas neoliberales surge a partir del enfrentamiento radical entre los teóricos liberales que como Von Mises y Hayek, enfrentaron abiertamente la amenaza del comunismo soviético al que vieron como un camino a la servidumbre y contra el cual desarrollaron sus propuestas ideológicas.

2607224484_acd85be5a5_m-el-comienzo-del-fin-luis-fabres1

El principio del fin

El aporte friedemiano por otra parte está basado en su concepción monetarista de la vida económica y su contraposición con la entonces vigente hegemonía keynesiana y sus errores para hacer frente a la crisis del 73. Milton Friedman apunta hacia un estado pequeño, con una estricta disciplina fiscal y escasa participación en la vida económica. Durante los años siguientes y a partir de sus éxitos iniciales en la Inglaterra de Margaret Thatcher, La administración norteamericana de Ronald Reagan y el Chile de Augusto Pinochet, el pensamiento Friedman legitimo sus cartas que luego tras el colapso del sistema soviético alcanzaron envergadura global.
Cabe una pregunta ¿Es el neoliberalismo una escuela dentro del pensamiento liberal? De hecho eso es algo de lo que nunca podremos estar seguros, el neoliberalismo por la diversidad de corrientes y aportes que lo integran nunca pudo conformarse como una escuela dentro de la corriente liberal. El mismísimo Von Mises  considerado por muchos como uno de sus padres, utilizaba el término “nuevos liberales” para hacer referencia a socialistas encubiertos bajo el manto de liberales y en otras ocasiones para designar el desarrollo del liberalismo luego del planteamiento de la teoría subjetiva del valor.

muerte entre las flores

Muerte entre las flores

El así llamado neoliberalismo puede entenderse entonces como una corriente que propugna limitaciones al ámbito de acción del estado en la vida económica y de los sistemas de bienestar social. No obstante a ello a diferencia del liberalismo clásico, esta corriente no propugna una eliminación total de la participación del estado en la vida económica y le permite amplios márgenes de acción, tampoco existe una relación estrecha entre la libertad política y la libertad económica. En ese sentido el neoliberalismo se plantea una cuestión de neutralidad valorativa. en  comercio internacional, la postura neoliberal confluye con el liberalismo clásico al hacer hincapié en la necesidad de abrir al máximo los mercados. No obstante en la practica permite el establecimiento de subsidios para determinadas áreas productivas y el establecimiento de sistema de barrera.

Puesta del sol

Puerta al sol

Las critica mas consecuentes contra el neoliberalismo provienen de la Escuela Austriaca del Liberalismo, que con base en el pensamiento de Friedrich Hayek, Ludwig von Mises, Carl Menger (padres supuestos del engendro), abre fuegos tanto contra el neoliberalismo como contra el keynesianismo considerándolos responsables de todas las crisis desde 1927.

De sobra son conocidas las críticas de sus adversarios socialistas que como Hugo Chávez de Venezuela claman por el advenimiento del Socialismo del Siglo XXI (¿?), razón por la cual no pretendo profundizar en ellas. Desde el lado del liberalismo clásico, no obstante es de destacar que el neoliberalismo es considerado por muchos como el “socialismo de los ricos” por su tendencia a socializar las pérdidas durante las crisis haciendo que la totalidad de los consumidores pagan por ellas y como una tapada ideológica del mercantilismo empresarial ya que permite la concesión de monopolios y oligopolios otorgándoles un  de carácter legal e impidiendo en muchos casos el ingreso de nuevos competidores. Por cierto que la teoría de los ciclos económicos de la escuela austriaca ha cobrado nueva relevancia en la amplitud de su diagnostico sobre la actual crisis.

La pregunta que en esta ocasión nos intriga ¿Es el fin del neoliberalismo? ¿Avanzaremos todos juntos hacia una sociedad más justa, solidaria y humana? ¿Llego la hora del socialismo del siglo XXI?

Siguiendo las razones de un crítico enterado como  Joseph E. Stiglitz en su brillante ¿Es el fin del neoliberalismo?  Y asumiendo que el neoliberalismo ha fracasado, conviene preguntarnos ¿Qué tanto? De hecho el «consenso de Washington» suerte de hoja de ruta del neoliberalismo a escala global, merece ser revisado, pero no del todo dejado de lado, la disciplina fiscal es siempre un buen freno para políticos ansiosos de despilfarrar un dinero que no les pertenece. Si, Stiglitz es a todas luces un liberal y desarrolla una crítica liberal despiadada en su visión del fracaso del neoliberalismo, mucha de la crisis actual esta basada en el divorcio entre realidad feroz de mercados no basados en la libre competencia y la falacia de un discurso propagado por poderosos intereses que los ensalza como ejemplos de la competitividad económica.

El G20 en su última reunión hace énfasis en el desarrollo de una nueva institucionalidad, la globalización supuso un desfase entre el estado nación cada vez mas dejado de lado y un capitalismo financiero cuya velocidad de acción casi iguala a la del pensamiento. En ese sentido si hablamos del fin del neoliberalismo, pero no se trata de un orden nuevo, nada del socialismo del siglo XXI cualquiera sea la cosa que esto signifique. Se trata si queremos entenderlo de domesticar el salvaje oeste de la globalización inicial para instaurar el imperio de la ley y el orden.  Nos podemos preguntar con justicia ¿Qué poderosos intereses harán más difícil el camino para estos objetivos? Aquello desde luego no cabra achacárselo al neoliberalismo, posiblemente ya en vías de extinción. Simplemente así es el juego.
Imágenes: action datsun, luis fabres, skye820, cliff1066, bachmont, arku

 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...