El Masters de Augusta premia las apuestas de golf más osadas

Una vez concluido el trofeo Masters de Augusta de golf, tan solo nos queda reconocer que hubiera resultado un tanto complicado acertar el ganador si hubiéramos participado en apuestas deportivas de golf. Phil Mickelson era el claro favorito para enfundarse la chaqueta verde este año, pero un nefasto hoyo 4 con un triple bogey le condenó a renunciar al premio final. De haber ganado, Mickelson se hubiera colado en el “hall of fame” del golf, un club reservado a los vencedores en 5 “majors” o más (el líder absoluto de esta lista de escogidos es Jack Nicklaus, con 18 “majors”).

Tabla de resultados del 76 Masters de Augusta

También perdió pronto sus posibilidades de ganar El 76º torneo de golf del Masters de Augusta Rory McIlroy, que en los primeros nueve hoyos del sábado cometió demasiados errores (doble bogeys en los hoyos 1 y 7 y bogeys en los hoyos 5 y 8), a pesar de que en los siguientes nueve hoyos mejoró bastante.

En la jornada del domingo, con una temperatura agradable y una suave brisa, Louis Oosthuizen, ganador del Abierto Británico el año pasado y Gerry “Bubba” Watson Jr. jugaron la muerte súbita para decidir el ganador. En el primer hoyo 18 de desempate se mantuvo la igualdad entre los dos golfistas y en el primer 10 ocurrió algo inesperado. Bubba Watson se fue a los árboles y cuando más complicado lo tenía para ganar, se sacó un golpe mágico de la chistera y colocó la bola muy cerca del agujero. Este golpe le sirvió para ganar el torneo y entrar así en la leyenda de los Masters de Augusta.

Bubba Watson se enfundó la chaqueta verde visiblemente emocionado, esperemos que no haga como algún otro jugador anterior que le cogió demasiado cariño a la chaqueta y no quiso devolverla a la organización (en uno de sus triunfos, Gary Player  no la devolvió a pesar de la insistencia del propio Club). Esta no es la única anécdota curiosa que se ha producido en el Masters y es que 76 años de competición dan mucho de sí.

Son especialmente curiosos los datos sobre golpes y récords, como el que tiene el propio Oosthuizen que con su albatros en el hoyo 2 se ha convertido en el primer golfista en acabarlo con 3 golpes bajo par (y sólo ha habido tres más en la historia para formar un total de 4 hoyos, uno por cada par 5). Para la estadística quedará también que en esta edición el hoyo 2 ha sido el más fácil y el 1 el más difícil, cuando históricamente ha sido el hoyo 10 el más complicado y el 15 el que más fácilmente han culminado los jugadores.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...