El Madrid Arena dobló su capacidad la noche de Halloween

Ayer acabó el recuento de entradas de la fiesta de Halloween del Madrid Arena donde murieron cuatro jóvenes. Se contabilizaron 16.791, a las que hay que añadir la gente que se coló y los VIP. El promotor de la fiesta aseguró ante el juez haber vendido 9.650.

Ayer finalizó el recuento de entradas vendidas para la fiesta de Halloween del Madrid Arena que se saldó con la muerte de cuatro jóvenes y otra gravemente herida, y el resultado corrobora las imágenes de la fiesta con la pista central llena hasta la bandera: se vendieron 16.791 entradas, muchas más que el aforo del Madrid Arena o de las que dijo el promotor de la fiesta que se habían vendido. Más de 16.000 personas a las que hay que añadir las que se colaron, las que estaban en las listas VIP y las invitaciones de los DJ. En total, podrían llegar hasta las 20.000, como explicó el abogado de una de las víctimas.

Miguel Ángel Flores, responsable de Diviertt, la empresa que organizó la fiesta, aseguró ante el juez que solo había puesto a la venta 9.650 entradas, un 60% menos de las que se encontraron. La capacidad del Madrid Arena es de 10.600 personas. Flores también dijo que sobre las 3 de la madrugada, un grupo de «3.000 o 4.000 jóvenes» se saltó los controles de seguridad y accedió a la pista central, provocando la fatal avalancha. Estas declaraciones contrastan con las imágenes de miembros de Kontrol 34, una de las empresas responsables de la seguridad de la fiesta, abriendo puertas de emergenia para que acceda más gente a la fiesta.

El recuento de las entradas no ha estado exento de polémica. Las ocho urnas que las contenían se encontraron en un edificio anexo al Madrid Arena, un hecho que obligó al juez a precintar también este edificio. El abogado de una de las víctimas acusó a Diviertt de intentar esconder las entradas al trasladarlas a otro edificio, y rechazó que la Policía las manipulara como defiende la empresa organizadora porque la cadena de custodia «comenzó cuando los agentes localizaron los recipientes».

Dos de los letrados de las víctimas aseguran que Flores mintió al juez, y consideran que con el recuento de entradas se ha demostrado que el aforo se superó «inmensamente». De ello responsabilizan a Diviertt como promotor y a Seguriber, la empresa municipal, por no dar la voz de alarma. Mientras, el juez ha ordenado una reconstrucción de los hechos en el pabellón para que los abogados personados en el juicio comprueben el lugar exacto donde se produjeron las avalanchas.

Fuente: Diario Vasco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...