El futuro de Yahoo se debate en una lucha interna

El multimillonario inversor y accionista activista Carl Icahn, ha decidido iniciar una lucha en el núcleo de Yahoo para proponer una lista de directivos disidentes con la actual ejecutiva, personas con conocimiento dispuestas a hacerse cargo de la empresa.

YahooEl multimillonario inversor y accionista activista Carl Icahn, ha decidido iniciar una lucha en el núcleo de Yahoo para proponer una lista de directivos disidentes con la actual ejecutiva, personas con conocimiento dispuestas a hacerse cargo de la empresa.

Por el momento, Icahn ha anunciado que él y sus asociados han comprado una cantidad aproximada de 30 millones de euros en acciones de Yahoo, y sus aspiraciones pasan por ir expulsando poco a poco a todos los grandes accionistas de la empresa e introducir así una lista de diez candidatos de confianza para dirigirla. La fecha límite para designar a sus candidatos expira pronto.

Icahn y sus asociados tienen la esperanza de hacerse con el control de Yahoo para empujar así a la compañía a reiniciar las conversaciones con Microsoft, y en último momento, venderla. Sin embargo, los planes de Icahn no han sido aprobados por el gigante de Gates, que por el momento no ha dado ningún indicio de estar dispuesto a reiniciar las conversaciones. Para lograr sus objetivos, Icahn y sus asociados deben de derrocar a toda la actual junta directiva. Los analistas han considerado la operación de un riesgo muy alto, y afirman que tendría más oportunidades de conseguir sus objetivos si preparase una campaña a un largo plazo, en la que proponga a más candidatos.

Icahn al parecer tenía previsto ir presentando más candidatos, pero a causa de las normas, ya no le queda tiempo para designar a un número mayor.

Para imponer su equipo y hacerse cargo de la compañía, Icahn se ha fijado como objetivo directo a Jerry Yang, director ejecutivo y co-fundador de Yahoo, un tipo muy venerado dentro de la empresa, que cuenta con el apoyo de muchos de sus empleados. No son pocos los analistas que cuestionan el objetivo de derrocar a Yang, y afirman que semejante suceso podría desestabilizar a Yahoo en el caso de que finalmente la empresa no se vendiera y tuviera que permanecer siendo independiente en el mercado.

Los aliados de Icahn defienden su esfuerzo económico y afirman que su objetivo es imponer una completa lista de candidatos de manera que la compañía pueda ser llevada de una mejor forma, adaptándose a las nuevas directrices del mercado, y que será gente con una influencia decisiva para presionar a Microsoft. Los detractores, en cambio, consideran que el objetivo es vender la compañía a través de una operación especulativa, así Yahoo aumentaría considerablemente el precio de sus acciones y con ello el rendimiento de beneficios para el señor Icahn.


Además, prosiguen, Microsoft no ha dado a Icahn ni una sola garantía de que va a volver a entrar en conversaciones con Yahoo, pese a que el multimillonario accionista ha intentado durante las últimas semanas acercarse a Steven A. Ballmer, jefe ejecutivo de la compañía, y a sus asesores.

El interés de Icahn por estas negociaciones se ha acentuado considerablemente desde que, hace menos de dos semanas, la compañía rechazase una oferta emitida por Microsoft de 47,5 millones de dólares (unos 30 millones de euros). Desde esa oferta, muchos grandes accionistas de Yahoo han acusado contínuamente a Microsoft de haberse fijado como objetivo la desestabilización de la compañía, otros tantos la acusan de haber perdido interés. En los últimos días, varios directivos de Yahoo han recibido una avalancha de cartas criticando todas las tácticas de la empresa durante las negociaciones.

Microsoft abandonó las negociaciones después de que Yang les exigiera una oferta de al menos 37 dólares por acción. Microsoft estaba dispuesta inicialmente a pagar 31 dólares por título, mientras que más tarde llegó a ofrecer como mucho 33.

Durante las últimas semanas las acciones de Yahoo han aumentado aproximadamente 58 centavos de dólar, hasta colocarse mas o menos en los 27,14 dólares.

No es la primera vez que Icahn se encapricha con cambiar la directiva de una empresa. Ya en los últimos treinta años, sus acciones han sido decisivas a la hora de alterar el rumbo de empresas tan variadas como TWA y Time Warner.
Normalmente las operaciones de Icahn siempre acaban siendo existosas. Logró muchos éxitos con el acuerdo orquestado entre Oracle y BEA Systems el año pasado. Sin embargo, en ocasiones también ha fracasado. Durante sus intentos por hacerse con el control de Time Warner, ganó algunos puestos en la junta directiva de Blockbuster, pero la empresa ha disminuido considerablemente su valor desde que se unieron a él.

LOS EMPLEADOS, EN BLOQUE CONTRA ICAHN

Pese a que el multimillonario accionista no ha anunciado tener interés en llevar a cabo un solo reajuste de la plantilla de empleados de Yahoo, la plantilla de la empresa no confía en absoluto de sus planes, y en contra de las exigencias de algunos de los accionistas más grandes e importantes de la compañía, no quieren saber absolutamente nada de su proyecto.

El repentino interés de Icahn por la empresa, sumado a sus intenciones nada disimuladas de expulsar a Jerry Yang de la junta de directivos, ha despertado numerosos recelos entre la plantilla de Yahoo, que ven peligrar no ya la estabilidad de la empresa, sino incluso que ésta acabe desapareciendo al ser absorvida por algún gigante.

Por el momento y durante los próximos días, el escenario de batalla será el parqué bursátil de Nueva York. Los pequeños accionistas tampoco parecen estar nada dispuestos a deshacerse de sus acciones, pese a que Icahn está siendo bastante generoso en sus desembolsos económicos, por lo que todavía es demasiado pronto para aventurar un desenlace.

Si esta operación no sale bien, todos los rumores apuntan a que los próximos objetivos de Icahn podrían ser algunas de las empresas tecnológicas más influyentes a día de hoy en Internet.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...