El «fisco» francés reclama 203.000 euros al dibujante de Astérix

El dibujante francés Albert Uderzo recibió el pasado mes de Diciembre un aviso de la delegación de Hacienda francesa que le reclamaba 203.000 euros. El motivo, los famosos derechos de autor. Según el «fisco» francés, ser dibujante del mismísimo Astérix no es lo mismo que ser su autor, y por ese motivo, tal y como cuenta hoy el diario francés Le Figaro, el ilustrador no se puede beneficiar de la desgravación de los derechos de autor que se ha estado embolsado hasta el momento, por 24 aventuras del mítico guerrero galo.

Una viñeta de los cómics de Astérix y Obélix

A pesar de esto, Uderzo «sólo» tiene que devolver el 20% de las sumas declaradas sobre los 24 títulos en los que sólo firma como dibujante. Y es que después que el escritor René Goscinny muriera en 1977, Urdezo continuó publicando números de cómic en los que él era responsable del guión y los dibujos. Parece ser que entonces la administración financera francesa si que le considera creador del mayor enemigo de Roma.

Ante estos hechos, el mítico ilustrador ha declarado que el tema económico no es lo que más le ha molestado. Según Uderzo, este asunto tiene que ver con los principios y por este motivo ha contratado un abogado especialista. «Después de 51 años de buenos y leales servicios, me despojan así de la condición de autor», se queja Uderzo. Y añade: «Esto es un ultraje que no acepto a mi edad». Su abogado, Emmanuel Perrat, ha afirmado que siente perplejidad antes de haber tenido tiempo de examinar toda la documentación, y ha bromeado: «¡Parece que hay un inspector fiscal en Hacienda a quien no le gustan mucho los cómics!»

Des de su creación en 1959, se han vendido hasta el momento más de 325 millones de euros en cómics de Astérix y Obelix, lo que los convierte en un negocio bastante rentable para sus creadores. Se han hecho películas, víde juegos y en Francia existe incluso un parque de atracciones dedicado a esta legendaria pareja. Y es que, traducidas a una multitud de idiomas, las historias de estos galos se han convertido probablemente en las más populares del ámbito francófono, junto a las belgas aventuras de Tintín. Al margen de las peleas y los dibujos que han sabido saltar de generación en generación, las alusiones a la cultura clásica, los juegos de palabras y las figuras contemporáneas han conseguido capturar una parte de la memoria de cualquiera que los haya leído.

Foto: moacir en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...