El fin de la ‘guerra del pasivo’

El Ejecutivo frena la guerra del pasivo

Se acabaron las falsas promesas de altas rentabilidades sin garantía de perdurabilidad. El gobierno ha decido poner fina la guerra del pasivo, esto es, el aluvión de ofertas de rentabilidad de bonos desatados en los últimos meses a raíz de la falta de liquidez de las entidades financieras. El ejecutivo ha fijado un límite en la rentabilidad de depósito, exigiendo a las entidades una contribución especial al Fondo de Garantía de Depósito.

La alarma saltaba hace unos meses a raíz de las altas rentabilidades ofrecidas por entidades financieras que habían pedido ayuda al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) con motivo del proceso de capitalización, como la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo), que ofrecía un 4% de rentabilidad equivalente a la TAE (Tasa anual equivalente), poco después de haber solicitado al FROB un importe que superaba los 2.000 millones de euros para sanear su activo de cara a su capitalización.

Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente del Gobierno

La misma entidad bancaria hacia gala recientemente de sus problemas de saneamiento, al anunciar la entrada en vigor de un plan de prejubilaciones y bajas incentivadas que afectará a más de un millar de empleados tras su decisión de cerrar gran parte de las oficinas bancarias y eliminar una importante sección de su entramado comercial.

El gobierno consideraba inconcebible esta doble vara de medir que ponían en marcha dichas entidades, que solicitaban liquidez al ejecutivo pero ofertaban jugosos depósitos con suculentas tasas de interés. Según la información remitida por el Consejo de Ministros, los límites quedan establecidos con tasas del 2,924% para depósitos de plazo a tres meses, 3,214 para inferiores  un año y 3,1338 para depósitos a plazo igual o superior a un año.

La metodología de control todavía es poco clara, pero al parecer trimestralmente las entidades deberán comunicar a las autoridades estatales el importe total de sus depósitos. Si la remuneración excede los límites establecidos por el decreto gubernamental, se les exigirá una contribución especial al Fondo de Garantía de Depósitos, la garantía creada para preservar los ahorros de ls clientes en caso de una hipotética fallida de la entidad bancaria contratante.

El vicepresidente del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, declaraba en rueda de prensa que el objetivo de dicha medida es atajar ‘la ausencia de regulación de determinados productos bancarios que subyacen detrás de la crisis financiera y evitar que las entidades bancarias encarezcan los créditos”. “El banco tiene que cobrar de alguien lo que está dando’, ha puntualizado el vicepresidente.

Foto: www.la-moncloa.es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...