El chip Neuralink y su comparación con los smartwatch

Con Neuralink podremos comunicarnos usando un chip cerebral y también se curarán problemas de salud.

Muchos profesionales esperan con impaciencia el día en el que el mundo dé otro salto tecnológico como el que hizo cuando adoptó el uso del smartphone. Por ahora, seguimos esperando. Los smartwatchs no fueron la revolución que se esperaba de ellos, pero sí que plantearon ideas interesantes. No obstante, les faltaba “algo” para llegar a convertirse en un punto de partida para otro salto tecnológico. Eso es lo que podría conseguir el chip Neuralink si todo sale como esperan sus responsables, aunque, de momento, habrá que ver qué ocurre. Como con todos los proyectos liderados por Elon Musk, la idea se podría terminar convirtiendo en un cambio revolucionario o terminar en un segundo plano bajo una cortina de humo.

Lo que tienes que saber, para empezar, es que Neuralink es un chip que se instala en el cerebro. Se trata de una idea propia de la ciencia ficción, pero que tiene una base realista y que se asienta sobre conceptos que se han estado desarrollando a lo largo de muchos años. Dice Elon que la mejor forma de entender Neuralink es comparándolo con un smartwatch, como si se tratase del siguiente paso en la evolución de este tipo de dispositivo wearable.

Musk lo está poniendo todo para que Neuralink cambie el mundo. Por ello, recientemente ha invitado a profesionales de la tecnología móvil a que salten a su empresa con la intención de aportar todo lo que puedan. Para convencerles, el genio detrás de Tesla ha dicho que todo lo que hace una empresa fabricante de wearables como smartwatches se puede aplicar también al dispositivo cerebral de Neuralink. Además, hace especial hincapié en que no es necesario tener experiencia en inteligencia artificial para poder trabajar en Neuralink si ya tienes conocimientos de desarrollo de wearables. Ese es el nivel de similitud que, para Musk, tienen ambas tecnologías, reconociendo, además, que fabricar un smartwatch no es precisamente algo que se pueda considerar sencillo.

El futuro de la tecnología

Elon Musk ve muy claro el futuro de la tecnología y cree que Neuralink será el siguiente paso evolutivo en la sociedad. Asegura que dejaremos atrás el uso de smartphones, tablets e incluso smartwatches, para instalarnos este chip en el cerebro que nos dará una mejor calidad de vida. Según sus palabras, el chip podrá curar enfermedades del cerebro como el Parkinson y, al mismo tiempo, ser la herramienta que utilicemos en nuestro día a día para comunicarnos. También habla de ello como solución a otros problemas de salud, como la obesidad mórbida.

Y aunque es difícil imaginar un dispositivo que sirva tanto para funciones médicas avanzadas como esas como para enviar mensajes, lo cierto es que a la segunda parte de la promesa de Musk sí que le vemos sentido. Su propuesta incluiría poder enviar mensajes y entablar todo tipo de comunicaciones utilizando el cerebro como sistema transmisor. Esto simplificaría la manera de comunicarnos y abriría un nuevo frente en lo relacionado con la inmediatez y la privacidad.

De todas maneras, todavía es pronto para que estos proyectos se materialicen. Uno de los problemas con los que se ha encontrado el equipo de Musk es que los electrodos que tienen los chips son demasiado pequeños para que las manos humanas trabajen con ellos. Por ello, lo que ha hecho el equipo de Neuralink es comenzar a trabajar en un robot que sí tendrá capacidad de hacerlo. Una vez superen todos los obstáculos con los que se encuentran, sí que será momento de comenzar a hablar de revolución.

La tecnología como próximo paso evolutivo

Elon Musk tiene las cosas claras y sabe dónde quiere llegar. Las primeras pruebas de los chips Neuralink se realizarán en simios y, después de confirmar su efectividad, comenzarán a realizarlas en humanos. Eso abrirá un largo debate acerca de los peligros que puede suponer esta tecnología y los riesgos a los que nos expondríamos al aceptarla en nuestro organismo.

No hay duda de que Musk va a tener un camino complicado y que se va a enfrentar con muchas críticas. Esto hará que la tecnología tarde en instaurarse como algo estándar. No vemos que Neuralink vaya a estandarizarse hasta unos cuantos años en el futuro, cuando se haya comprobado que no produce efectos adversos en el organismo o el cerebro.

Pero si todo sale bien, Musk cree que será el punto de enlace que falta entre cuerpo y persona para que muchas de las cosas que no funcionan del organismo, lo hagan al máximo nivel. Luchar con enfermedades y eliminarlas por completo, podría ser algo que estuviera al alcance de esta tecnología. Seguimos sintiéndonos como en un libro de ciencia ficción, pero también es cierto que la tecnología está avanzando y que, antes o después, deberíamos encontrarnos con este tipo de progreso tan relevante para las personas. La pregunta es si será Musk u otra persona quien trasladará estos avances a la sociedad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...