El banco malo como solución

El Banco de España da luz verde a la creación de un ‘banco malo’ para absorver los activos inmobiliarios de dudoso cobro, pero aún no está claro cuál será el método a seguir, ni cuánto costará su implementación.

La idea de ‘banco malo’, esto es, una entidad financiera que aglutine los activos tóxicos del sector inmobiliario, cobra cada día más fuerza entre las entidades financieras españolas. Sin embargo, la poca definición acerca de la cobertura y el papel que deberá desarrollar el Banco de España dejan el proyecto en vía muerta. Las diferentes propuestas de financiación, así como el precio al que se traspasarían los activos, los principales escollos a la hora de aplicar dicha fórmula.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Ordóñez, dejaba la puerta abierta la creación de un ‘banco malo’ la pasada semana, con el fin de acelerar el proceso de reordenación bancaria. Las entidades financieras aplaudían dicha decisión, aunque quedaban cabos sueltos acerca de cuál sería el proceso a seguir, cuál el grado de inmersión de los fondos públicos y cuáles serían los límites al precio de los activos.

Sede del Banco de España

El modelo preferido de las entidades es el alemán, según el cual, el Estado asume los activos tóxicos de la entidad a cambio de deuda pública de baja remuneración. La principal ventaja es que los bonos estatales precisan de menos capital que los activos tóxicos financieros, por lo que la exposición sería menor. Además, cada banco podría crear su propio banco malo, e ir poniendo a la venta paulatinamente los activos tóxicos inmobiliarios, sin necesidad de que la banca tenga que reconocer las pérdidas inmediatamente.

Sin embargo, según declaraciones publicadas por el rotativo Expansión, una de las cuestiones más peliagudas es el establecimiento de la fórmula a seguir para la valoración. ¿Cuánto vale un activo tóxico inmobiliario? Según los expertos, lo mejor es que la cuantía se fije a precio de mercado, una propuesta que no acaba de convencer al Partido popular, cuyo entorno prefiere aplicar recortes al valor de los inmuebles antes de pasarlo al banco malo, de esta forma las entidades no tendrían que reconocer las pérdidas ocasionadas por los activos inmobiliarios.

Sobre el papel, la tarea no será fácil. Se trata de dar salida a más de 70.000 millones de euros, la cuantía de la exposición al sector inmobiliario en España. Las múltiples opciones hacen que la creación de los ‘bancos malos’ se haga de rogar, especialmente cuando el Banco de España ha dado su brazo a torcer, dando luz verde para su implantación.

Sin embargo, no sería cierto decir que esta será una solución ‘nueva’, pues ya existen precedentes, aunque no regulados, de creación de ‘banco malo’. Para muestra un botón, el mismo Banco Financiero y de Ahorro, entidad creada por Bankia para dar salida a los activos inmobiliarios, especialmente el peso del ladrillo de Bancaja o Banco de Valencia, esta última, además, intervenida por el Ejecutivo. Al final, el nombre es lo de menos…

Foto: Sanva1959 en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...