El asesino de El Salobral se pega un tiro tras ser acorralado por la Guardia Civil

La menor llevaba dos años quedando con él sin importar la distancia de edad, ella 13 años y él 39, hasta que el pasado sábado Juan Carlos Alfaro acabó con su vida y con la de otro vecino de la localidad de Albacete. Hoy ha sido encontrado en un terreno que pertenece a su familia y ha disparado contra los agentes que llegaban para su detención.

Juan Carlos Alfaro, el presunto asesino de una menor de 13 años, se ha disparado en la cabeza cuando iba a entregarse a las autoridades. El sospechoso llevaba casi seis horas encerrado en la finca que su familia posee a las afueras de El Salobral bajo la atenta mirada de la Guardia Civil, que ha intentado sin éxito que se rindiera de forma pacífica. Según fuentes del Ministerio de Interior, Alfaro está clínicamente muerto, pero los equipos de emergencia mantienen sus constantes vitales porque es donante de órganos.

La Guardia Civil ha acorralado al fugitivo a primera hora de la mañana en los alrededores del pueblo de El Salobral. Los hechos ocurrieron el sábado a las 19.20 horas y fue el mismo Alfaro quien llamó a la policía para informarles que había matado a una joven de 13 años, Almudena, de la que decía estar enamorado, y otro vecino de la localidad.  Alfaro ha sido localizado dentro de una casa que pertenecen a su familia afirmando que no dispararía si no disparan contra él. El autor de los dos delitos tiene licencia de armas y contaba con 15 en su casa, todas ellas legales: escopetas, un rifle y una pistola de calibre nueve milímetros parabellum. Además tenía varias denuncias interpuestas por la familia de la víctima para que se alejara de la menor, pero no fue suficiente.

La ha reventado. ¡Con cuatro tiros, la ha reventado! ¡A mi niña! ¡Yo sabía que esto iba a pasar y lo dije! ¡Lo dije y nadie me hizo caso! Ahora ya es tarde. No quiero las lágrimas de nadie, de ninguno de los que le reían las gracias al asesino, de ninguno de los que vio lo que pasaba y no hicieron nada. De nadie. Solo yo y los que yo quiera vamos a enterrar a mi hija”. Estas eran las palabras de la madre, Adela, desconsolada tras la muerte de su hija. El descontento de la madre de la víctima, por la relación entre su hija y Alfaro se consolidó cuando ella recibió amenazas de muerte por parte del asesino de su hija: «Soy francotirador y os voy a matar a todos para quedarme con ella«, relata ella misma tras los sucedido. El asesinato de Almudena se podría haber evitado si las denuncias hubieran sido efectivas, señalaba una madre desconsolada.

Almudena, la joven de 13 años, paseaba con unos amigos por el centro de El Salobral, una pedanía de Albacete, cuando le salió Alfaro y le disparó cuatro tiros, según las versiones de los vecinos. Alfaro, de 39 años, estaba enamorado de Almudena pero eso no impidió que el sábado el pueblo de El Salobral sufriera una de sus peores pesadillas. Más tarde, fue él mismo quien llamó al Servicio de Emergencia y les informó que había matado a una menor, dirigiéndose al domicilio familiar de la adolescente donde comenzó a tirotear al aire. Llegó a tirotear hasta 15 veces con su rifle sin sol ni sombra y una de esas balas alcanzó a un vecino de 40 años de la localidad, que había bajado de su casa a fumar para no molestar, y murió en el acto. Junto a él estaba su vecino Francisco Martínez que tras lo sucedido afirmaba: «Casi ni le vimos. Estábamos hablando tranquilamente uno frente a otro cuando comenzamos a escuchar los tiros. Cuando miré, Ángel estaba en el suelo». Otro de esos tiros alcanzó al marido de la abuela de Almudena que llegaba en coche en ese momento, resultando herido leve en un brazo.

La Guardia Civil cree que tras los dos asesinatos Alfaro huyó a pie. Pasada una hora lo llamaron por teléfono para que se entregara pero rechazó la idea y sobre las 11 de la noche desconectó el móvil haciendo más difícil su búsqueda. Durante el día de ayer los agentes inspeccionaron a fondo la zona de donde había llamado la noche anterior pero no lograron encontrarlo, hasta esta mañana. Además de numerosas patrullas de seguridad ciudadana que se desplazaron hasta el lugar de los hechos, servicios de intervención rápida, patrullas de tráfico, perros de búsqueda y equipos de Policía Judicial de la Guardia Civil de Albacete.

La familia de Almudena había interpuesto denuncias contra Alfaro para que se alejara de su hija pero no dieron frutos, la policía afirmaba que mientras no hubiera  posibles abusos sexuales y la menor siguiera estando con él no se podía hacer nada. Hasta que acabó con su vida el pasado sábado. La madre de la menor había interpuesto una denuncia ante la policía y otras tres en la Guardia Civil, pero ninguna de ellas fue suficiente. Almudena llevaba dos años con su presunto autor, se conocieron cuando ella tenía 11 años y él 37. Juan Carlos Alfaro se fue obsesionando con la menor poco a poco: «se la llevaba a casa y se ponían a escuchar discos», señala Jose, una prima de la abuela de Almudena. «Decía que estaba enamorado, que quería estar con ella, protegerla del mundo, y mira cómo la ha protegido”, concluye Jose. La joven tan sólo tenía 13 años cuando su vida le fue arrebatada por un hombre de 39 años que no podía imaginar la vida sin ella y que de tanto protegerla acabó con la inocencia y el largo camino que aún le quedaba a la menor por recorrer.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...