El 80% de las farmacias catalanas cierra como protesta por los impagos

El 80% de las farmacias catalanas secundó ayer la jornada de huelga convocada para protestar por los impagos de la Generalitat, que han provocado el cierre de 11 establecimientos en los últimos meses y pone en peligro a otras 400.

El 80% de las farmacias catalanas cerró ayer como medida de protesta por los impagos de la Generalitat. Ni siquiera el anuncio a última hora de que el gobierno catalán procedía a pagarles a los farmacéuticos los 99 millones de euros que les debe del mes de julio logró evitar que la mayoría de farmacias secundaran la huelga convocada ante una situación que, dicen, ya ha llevado al cierre de 11 establecimientos en los últimos meses y podría hacer quebrar a otras 400 de forma «inminente».

Con este cierre, los farmacéuticos pretendían alertar a la Generalitat sobre los efectos negativos que tiene su retraso a la hora de pagar las facturas a las farmacias. Después de abonar ayer la de julio, las boticas todavía tienen que cobrar las de los meses de agosto y septiembre; y el presidente del Col·legi de Farmacèutics de Catalunya, Jordi de Dalmases, se mostró pesimista de cara a que el Govern les abone el 5 de noviembre la próxima factura pendiente, ya que el dinero debería venir del Fondo de Liquidez Autonómica. Actualmente, las facturas se pagan con un retraso medio de 85 días, lo que obliga a los farmacéuticos a buscar nuevas vías para poder financiarse.

Por la tarde, unos 500 farmacéuticos se concentraron en el centro de Barcelona y cortaron el tráfico entre la Gran Via y Rambla Catalunya. Después se dirigieron a la sede de la Conselleria d’Economia, donde intentaron entregar el manifiesto de la covocatoria a sus responsables, algo que no lograron. De Dalmasses también aprovechó para criticar que Generalitat y Gobierno español utilicen a los farmacéuticos como «moneda de cambio» en el conflicto que mantienen sobre el modelo territorial.

371 farmacias, el 12% del total, permanecieron abiertas para ofrecer los servicios mínimos, que no fueron uniformes en toda Catalunya sino que se programaron según los núcleos de población y que fueron superiores a los establecidos por Salut, según de Dalmases. Los farmacéuticos quisieron remarcar que su prioridad es continuar vendiendo medicamentos, y que la huelga solo tenía como objetivo alertar sobre las dificultades por las que pasan para poder cumplir con sus funciones.

Fuente: El Periódico

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...