Educación para la Ciudadanía y objetores de conciencia

Un Real Decreto de 2006 estableció como obligatoria una nueva asignatura denominada Educación para la Ciudadanía. Pensada para fomentar valores cívicos, democráticos y de tolerancia entre niños y jóvenes, enseguida levantó escamas en parte de la sociedad. Los sectores más conservadores, jerarquía eclesiástica incluida, mostraron su rechazo a la medida desde el principio por considerar que con ella el Estado asumía la educación moral de los individuos, algo que corresponde a los padres. La Iglesia consideraba, además, que era un paso adelante en ese ‘ataque laico’ del que se siente víctima y que deja muy tocado el protagonismo que la religión católica tuvo antaño. Todo ello, para más inri, fomentando lo contrario a esos valores tradicionales que tanto promulga la institución eclesiástica. Y es que la Educación para la Ciudadanía incluye en su programa la educación sexual o la enseñanza de las familias monoparentales y homosexuales.

No hay consenso en la sociedad sobre cómo deben impartirse la ética y valores en la escuela

Pero no solo los sectores más conservadores han rechazado la asignatura. Voces de la izquierda anarquista también se han levantado en su contra por considerar que establece una visión de la ciudadanía relacionada con la concepción actual de democracia parlamentaria en detrimento de otras formas de organización política, así como con la aceptación de un concepto pasivo del ‘ciudadano’ en contraposición con la lucha de clases.

«Si alguien no está de acuerdo, que acuda a los tribunales», declaró en su día la que era vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en declaraciones para la Cadena Ser. Dicho y hecho, varios padres contrarios a la asignatura han acudido a sus respectivos tribunales autonómicos para que se les reconozca el derecho a declararse ‘objetores de conciencia’.  Todos ellos, a excepción del de Castilla y León, han dado la razón al Estado por considerar que la asignatura solo dota al alumno de los valores básicos para la convivencia pacífica en la sociedad.

Como suele suceder en estos casos, al final han sido precisamente los menores los perjudicados por el conflicto entre unos y otros. Dos alumnas de Andalucía, según informa El País, se han quedado sin su título de la ESO por no superar esta asignatura en tercero y cuarto de Secundaria. El Tribunal Supremo de dicha autonomía, como tantas otras, negó a su familia el derecho a la objeción de conciencia, por lo que las menores finalizaron esta etapa educativa con un buen expediente pero con dos materias pendientes. Suficiente como para que el cuerpo docente determinara que las estudiantes no habían adquirido todos los conocimientos necesarios para ser merecedoras del título. Ahora deberán volver a matricularse de 4º de ESO para completar su formación mientras cursan 1º de bachillerato con una ‘matricula condicionada’.

La asignatura de Educación para la Ciudadanía no es una invención española, puesto que responde a directrices del Consejo Europeo que datan de principios del nuevo milenio. Sin embargo, es comprensible que levante polémica dado que hace referencia a valores que tradicionalmente se daba por sentado que se inculcaban en casa. Con el pequeño matiz de la obligatoriedad durante décadas de estudiar la religión católica en los colegios, una materia asociada también a valores muy determinados con los que no comulga toda la población. Visto de este modo, ¿cuál sería la mejor solución? ¿Educación para la Ciudadanía es una alternativa adecuada? ¿O bien debería dejarse esta asignatura, junto con la enseñanza de religiones concretas, como algo opcional? Da la sensación de que el laicismo ha dejado un hueco muy grande en cuanto a la educación en ética y valores. Algo que, mejor o peor, con el catolicismo imperante estaba solucionado. El mundo avanza y, por suerte, la libertad de culto ya es una realidad en el Estado Español. El problema es cómo adaptarse a esta nueva circunstancia.

Foto: Dos puntajes nacionales (…) por Pontificia Universidad Católica de Chile

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...