¿De verdad existe la crisis?

Mientras los medios de comunicación agobian a la población sobre la existencia de la crisis, deberíamos preguntarnos si de verdad ésta existe. Parece que todo ha sido un entramado creado por los hombres más poderosos del planeta, aquellos que poseen el control de las grandes entidades financieras para presionar a los políticos para poner unas cotas a los servicios sociales y utilizar el dinero que antes se destinaba a mejorar la educación, sanidad, etc. para rescatar sus malas artes.

La crisis no existe. Muchos dirían que se me ha ido la cabeza afirmando esto o que vivo en un mundo completamente paralelo al que nos relatan los medios de comunicación. Bien, intentaré exponer mi tesis en las siguientes líneas, a ver qué piensan algunos después de leerme. En 2008 quebró una de las compañías financieras más importantes y gigantes del sistema capitalista: Lehman Brothers. La caída de esta gran corporación hizo hincar la rodilla a otras muchas empresas. El efecto dominó fue tan devastador que las consecuencias de dicho desastre se sintieron hasta en el rincón más pequeño del planeta. El pánico cundió entre la población y los que de verdad manejan el cotarro consiguieron su objetivo.

La crisis es más que una ilusión mediática

La crisis sólo existe en tanto en cuanto nos han hecho creer que existe. Me explico mejor. El sistema capitalista posee una estructura tan compleja e interconectada que la ruptura de uno de sus elementos puede desestabilizar todo el engranaje. Pero, ¿acaso esto no se sabía ya antes de la quiebra de Lehman Brothers? Es evidente que sí. La burbuja financiera, a la que van acompañadas otras como la inmobiliaria o la futbolística, no es sino un eufemismo para designar la verdadera condición del sistema. La palabra “crisis”, tal y como hoy la utilizamos, no es un efecto secundario de un mal manejo de las piezas del sistema capitalista, sino que es una condición que acompaña inexorablemente a la intocable ley de la oferta y la demanda. Quiero decir con esto que el sistema no ha generado una crisis, sino que el sistema es la propia crisis. Lo único que ha pasado tras la caída de Lehman Brothers es que se han puesto al descubierto los verdaderos síntomas de dicha crisis: se han hecho visibles los engranajes de los que está compuesto el sistema capitalista.

No es de extrañar que en un momento como en el que vivimos, el pueblo se entregue a las opciones políticas de derecha o, mejor dicho, reniegue de las políticas de izquierda porque no han dado resultado. ¿Esto es pura casualidad? No, la verdad es que no. Todo este cambio de timón que está experimentado el mundo es la obra política de un pequeño grupo de hombres que controla el sistema financiero. Ellos han tenido un problema y han de enmendarlo. ¿Cómo? Haciéndonos creer que vivimos en crisis y que la única manera de salvarnos es salvándolos a ellos primero. Los políticos que están en el poder ven, sin duda, que la única manera de salir del hoyo es esa: rescatar a la banca y endeudar a sus ciudadanos. Han inventado el término crisis para justificar el sometimiento de la población a los grandes banqueros. Sí, estos banqueros son los mismos que dejaron al descubierto el engranaje de aquello que llaman “crisis”.

Foto: cesargp

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...