Cruzarse el Atlántico sólo y en canoa

Es la peculiar azaña que aspira a lograr el húngaro de 30 años Gábor Rakonczay que partió hace unos días del puerto de Las Palmas a bordo de una canoa transoceánica. Esta embarcación, de nombre ‘Vitéz’, tiene 7 metros de eslora y 1,20 de manga y está dotada de una quilla de contrapeso que impide que vuelque y la dota de una gran estabilidad. La canoa fue diseñada y construida por su compatriota y veterano regatista Nándor Fa, quien circunnavegó el mundo en el año 1987.

En esta misma embarcación llegó desde la ciudad portuguesa de Lagos. Tiene por delante miles de kilómetros hasta llegar a la isla de Antigua, lo que pretende lograr en un plazo de entre 70 y 80 días, cual Phileas Fogg postmoderno, pero Gábor se muestra confiado, ‘es una travesía muy dura, pero en 2007 mi mujer y yo atravesamos el océano en un barco de remo en tan sólo 51 días. Esto es lo mismo’. Quizás sea tan sólo similar puesto que esta vez se enfrenta al reto completamente sólo y sin ningún tipo de ayuda logística.

Si demora en exceso su llegada puede quedarse sin reservas de agua y alimentos, y si el mar le va a la contra no contará con nadie para echarle una mano. Por delante, el ancho mar y tan sólo sus remos para combatir sus inclemencias. Lo más cercano al contacto humano que tendrá a mano será la voz de su mujer, que le pondrá al corriente del parte meteorológico vía satélite y avisará de su posición en caso de emergencia.

Aún así, Rakonczay se muestra confiado ante la que ha calificado como la experiencia de su vida, se siente perfectamente capacitado para llevarla a cabo y confía en hallar buenas condiciones meteorológicas. De lograr su propósito sería el primer ser humano que consigue una hazaña como esta, y entraría más que merecidamente en el Libro Guinness de los Récords. Una vez en Antigua, confía en poder seguir su viaje rumbo al Caribe.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...