Consejos para fortificar tu casa teletrabajando en el extranjero

Si estás teletrabajando en un lugar de ensueño, no olvides fortificar tu casa por si hay riesgo de tormenta.

Con la expansión del teletrabajo, han sido muchos los profesionales que se han ido a vivir a la montaña, a una casita en la playa o a lugares lejanos en los que desconectar de todo. Ha sido la oportunidad ideal para cumplir el sueño de romper con la cárcel que suponen las paredes de una vivienda en el medio de la ciudad. El problema es que no son pocas las personas que han optado por esa vida dejándose llevar y sin planificar específicamente lo que podrían encontrarse en su cambio de vida.

Por ejemplo, nosotros hemos oído los casos de quienes se han ido a zonas de playa en las que están expuestos a grandes tormentas (en otros países) y que no saben qué tienen que hacer para prepararse. Porque lo que no quieren vivir es la situación en la que una tormenta acabe destrozando su vivienda. Por ello, hemos decidido reunir algunos consejos que os ayudarán a disfrutar más relajadamente de esa nueva vida que habéis buscado y en la que estáis desconectando de todo el estrés de la ciudad.

Lo primero que os recomendamos es que conozcáis vuestra vivienda. No es lo mismo vivir en una casita o en una cabaña que hacerlo en un piso en la ciudad. Es extremadamente diferente. Otro cambio radical, todavía más complejo, se puede producir si habéis pasado de vivir de alquiler a ser propietarios de una cabañita económica y aparentemente funcional, pero que puede tener muchas carencias y ser un problema en las situaciones en las que el clima no acompañe.

Conocer la vivienda significa saber dónde se encuentra cada uno de sus elementos cruciales. Deberíais ser capaces de ubicar todos los elementos y dominar la estructura para, en caso de que algo ocurra, que sepáis cómo reaccionar con eficacia. Si no tenéis mucho conocimiento, lo mejor es que solicitéis la ayuda de un profesional y que pongáis etiquetas en todos los elementos técnicos de la vivienda. Por ejemplo, en las tuberías o en los circuitos eléctricos. Eso os ayudará a saber, con rapidez, qué es cada cosa y cómo podéis actuar en una situación de urgencia.

Otro aspecto importante es el tejado. El tejado tiene una importancia extrema en lo referente a mantener la estabilidad de tu vivienda. Si el tejado se daña o se produce un agujero, las posibilidades de que el incidente vaya a peor son extremas. Es como una línea de defensa que no puedes perder por ninguno de los motivos. Por ello, anticípate a que algo pueda ocurrir y refuerza el tejado. Si no tienes conocimientos, como siempre, lo mejor es contratar un servicio profesional.

En añadido a esto, si la casa se encuentra en un punto en el que exista riesgo de incendio, es primordial que no tengas alrededor de la vivienda elementos que puedan fomentar el fuego y aumentarlo. Lo mejor, en este aspecto, son rocas y otros elementos que no se quemen. Para saber cómo prepararte no estaría de más que te informases acerca de cuáles han sido los últimos incidentes que se han sufrido en la zona en la que vives. Los más importantes son los de los últimos 15 años, pero también es recomendable investigar un poco más atrás como forma de estar preparados ante posibles situaciones que se salgan de lo normal.

Asimismo, no olvides que tener un seguro en la vivienda es un paso prácticamente imprescindible. La cobertura que se proporciona puede ayudar en casos extremos y ser la diferencia entre salir adelante en una situación crítica o la auténtica bancarrota. Hay toneladas de seguros distintos, pólizas, niveles de cobertura y otros aspectos que deberás tener en cuenta. Lo más conveniente es hacer un buen análisis de las distintas propuestas y valorar cada una de las coberturas teniendo en cuenta los incidentes que ya has descubierto que se han producido en los últimos años. Eso te permitirá saber con eficacia si te tienes que preparar más para un tipo de problema que para otro. No te dejes llevar por el primer seguro que te ofrezcan, porque normalmente hay muchos agentes de seguros intentando vender sea como sea.

Otro consejo importante es que no olvides conocer a tus vecinos y ser amable con ellos. Si se produce algún incidente natural, es importante que exista colaboración entre todas las personas que viven cerca, ayudándose y echándose una mano en todo lo posible. En ese tipo de casos todos reman juntos para intentar salir adelante y la ayuda que te preste un vecino puede ser lo que haga que salgas adelante. Si no hablas el idioma local, intenta aprender las bases y utiliza el inglés como herramienta global. Cada vez hay más personas en el mundo que lo hablan, así que tienes muchas posibilidades de no quedarte incomunicado. Y, ante todo, mantén la cama. Nunca se sabe qué puede ocurrir, así que es mejor mantener la mente fresca y actuar con inteligencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...