¿Cómo disimular la resaca al llegar a la oficina?

¿Te has despertado con una resaca intensa? Te damos algunas recomendaciones para que puedas ir al trabajo sin problemas.

Te has ido de fiesta la noche anterior y bebiste de forma exagerada. Por la mañana, tienes una resaca importante y temes que te puedas llegar a meter en problemas en tu trabajo. No te preocupes, les ha pasado a muchísimas personas antes que a ti y posiblemente no han despedido a muchas. Lo que te vamos a contar en las próximas líneas, te ayudará a conseguir que tu paso por la oficina resulte un poco más efectivo y que así no actives todas las alarmas.

Bebe agua

Con la resaca, el alcohol está haciendo que tu cuerpo se deshidrate, por lo que necesitas una gran cantidad de agua. Antes de salir de casa, te recomendamos que bebas un vaso de agua. Luego, en el trabajo, continúa bebiendo agua. Si te cansas del agua, cambia a un zumo o cualquier otra bebida que tenga una base de agua y que te permita continuar hidratando tu cuerpo. Tampoco llegues al extremo de “ahogarte” con agua, porque beber grandes cantidades sin parar acabará haciendo que te duela el estómago. Y, además de la resaca, está claro que no quieres tener dolor de tripa.

Date una ducha

Por supuesto, te la tienes que dar en casa. No evites la ducha por mucho que te sientas como un trapo y que la tentación sea saltártela. Al darte una ducha estarás ayudando a tu cuerpo a que deje atrás los efectos y el rastro de la resaca. Bajo el agua, masajea tu cara para ayudar a que se despierte. La circulación sanguínea fluirá mejor y los músculos se moverán, de manera que el efecto de la resaca se apreciará menos. Conseguirás eliminar los rastros nocivos del alcohol en tu piel y también estarás eliminando cualquier rastro de olor a alcohol que pueda haber quedado en tu cuerpo.

Cuando llegues a la oficina puedes refrescar la piel de tu cara con toallitas húmedas, a ser posible de las de bebé, puesto que te hidratarán mejor y te aportarán un poco más de delicadeza.

Desayuna y almuerza en condiciones

Todos nos hemos visto en esta situación alguna vez y sabemos lo que pasa: que te acabas queriendo comer por la mañana lo peor que se te pase por la cabeza. Si la borrachera la cogiste en casa, es muy posible que tengas restos de pizza de la noche anterior. La tentación te llevará directamente a la pizza. Pero intenta contenerte, porque no es el mejor desayuno para la lucha contra la resaca. Si te metes grasa entre pecho y espalda, tu aspecto se verá muy afectado por ello y será otro punto negativo a la hora de alterar tu imagen y estado para disimular en la oficina.

En contraposición a ello, tienes que desayunar y almorzar de una forma saludable. Intenta que sea un desayuno equilibrado que tenga un poco de todo, tanto proteínas como carbohidratos y, si, también grasas. Las verduras no deberían faltar de ninguna de las maneras.

Usa gotas para los ojos

Seguro que recuerdas los anuncios de televisión en los que un empleado que se iba de fiesta toda la noche luego tenía que usar unas gotas cuando llegaba a la oficina. Nos da la sensación de que te encuentras en una situación realmente parecida, así que lo mejor es que hagas como el chico de la tele. Unas gotas para los ojos te ayudarán a mantenerlos hidratados, con una buena humedad y capacidad para que tu vista no se vea afectada mientras sientes los efectos de la resaca. También eliminarán ese color rojo que es posible que tengas.

Limpia tus huellas

Asegúrate de que no publicaste fotos ni ningún tipo de prueba comprometedora en las redes sociales. Si bebiste mucho, es posible que hicieras algo en las redes sociales de lo que te puedas arrepentir. Muchos despidos se han cimentado sobre la base establecida por este tipo de publicaciones. Así que, antes de ir al trabajo, elimina todo el rastro que puedas haberte dejado. Asegúrate dos veces antes de dar por cerrado este tema, porque nunca se sabe dónde te pueden llegar a descubrir.

Participa y mantente activo en la oficina

No te quedes aislado y que parezca que te pasa algo. Intenta estar activo y participa en las conversaciones que se produzcan en la máquina del café o en cualquier otra iniciativa. A veces si estás demasiado apagado, hay personas que pueden empezar a pensar mal y a plantearse teorías acerca de tu estado. Tampoco hace falta que te pongas en primer plano de todo lo que pase en la oficina, pero no desaparezcas por sorpresa, en especial si tu personalidad es más sociable.

Asimismo, intenta no estar muy estático durante el horario de trabajo. A tu cuerpo le vendrá muy bien si te mueves, así que, si hay posibilidad de ello, no te quedes parado en un mismo lugar. Visita a compañeros en sus puestos de trabajo o ve a hacer recados si se da el caso de que sea posible.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...