Comienza el estudio de expedientes del plan de vivienda para desahuciados

El Fondo Social de Vivienda pone en marcha la distribución de los pisos cedidos por bancos y cajas de ahorros para el plan de ayuda a los desahuciados.

bankia logo

Muchas entidades bancarias que contaban con gran cantidad de viviendas vacías decidieron aportar una parte en condición de arrendamiento, para reducir el problema de los desalojos por impagos de hipotecas que estamos sufriendo desde hace años.

Finalizado el plazo de inscripción en el plan, que duró todo el mes de marzo, comienzan a adjudicarse los pisos tras el estudio de los expedientes de los solicitantes. Todo aquel que había perdido su inmueble por falta de pago con fecha posterior a enero de 2008 podía presentar su documentación. Aquellos casos en que el cabeza de familia se encuentre en el paro y ya no esté percibiendo la prestación por desempleo, también están contemplados.

Tendrán preferencia aquellas familias que se encuentren en un estado especialmente vulnerable, con hijos pequeños o personas dependientes a cargo. Es requisito fundamental no disponer de vivienda en propiedad. Los ingresos totales por familia no deberán superar el triple del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples.

Muchos ayuntamientos y diputaciones de todo el país se han implicado en el proyecto, ofreciendo información y realizando análisis a través de los servicios sociales para el estudio de cada caso particular. La segunda quincena de abril se harán públicas las listas provisionales de los candidatos a estos económicos alquileres, que serán de entre 150 y 400 euros, tras la evaluación de la comisión de coordinación y seguimiento del FSV. En ella participarán responsables de distintas ONG, miembros de ministerios y entidades financieras implicadas.

El número de viviendas disponibles para arrancar el proyecto se ha visto mermado en casi 1.000 unidades, ya que inicialmente esperaban contar con unos 6.000 inmuebles, y se van a adjudicar poco más de 5.000. Algunas empresas colaboradoras, como es el caso de Caixa Bank, han decidido distribuir su aportación de forma trimestral a lo largo del año, por lo tanto estas cifras aumentarán en unos meses.

Casi un 30% de los inmuebles pertenecen a grandes ciudades como Madrid, Alicante, Valencia y Tarragona. Es destacable que otras no disponen de unidades para el plan de desahucio, por ejemplo Bilbao, Pamplona o San Sebastián.

Los alquileres tendrán una duración inicial de dos años, que en algunos casos se podrán alargar a tres. Para muchas familias españolas supondrá un gran apoyo hasta que logren mejorar su situación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...