¡Campeones del mundo!

La selección española de balonmano aplastó a la todopoderosa Dinarmarca por 35 a 19, la diferencia más grande conseguida en el mundial.

Era difícil de imaginar, pero no imposible. Imborrable, espectacular e histórico. Después de ocho años que España ganara a Croacia en aquella primera final histórica (Túnez 2005), la selección española de balonmano consiguió ayer su segundo mundial, aplastando a Dinamarca por 35 a 19 goles, una diferencia jamás vista en esta competición. Los ‘Hispanos’ entran en la historia por méritos propios, y es que máxima diferencia obtenida en un mundial era de 10 goles y sucedió en 1958: 22-12 de Suecia sobre Checoslovaquia. Ahora, los libros de historia recogerán que España tiene la diferencia récord: 17 goles.

El Palau Sant Jordi botó desde principio a fin del partido. Sus más de 12.000 seguidores españoles disfrutaron en directo de la fiesta de todas las fiestas. El equipo de Valero Rivera supo cómo vencer a la selección danesa y dio un recital de cómo se ha de jugar a balonmano. Un partido que hace historia y una selección que consigue el segundo oro mundial para España.

La primera mitad fue para el recuerdo. Sterbik realizó un partido ejemplar. Paraba cualquier balón y además intimidaba al equipo danés que poco podía hacer delante de él. Además de la portería, la selección española de balonmano contaba con una defensa de ’10’: Cañellas, Guardiola y Morros ayudaron formando un muro fuerte y que muy pocos podían derribar.

En el minuto 21 comenzó el recital hispano, un parcial de 4-0 en a penas dos minutos y una diferencia de casi cinco goles. Cuando acabó la primera parte, ‘Los hispanos’ eran imparables y el equipo entrenado por Ulrik Wilbek no podía hacer nada para pararles. Dinamarca parecía cansada, perdía balones y no corría. El marcador mostró un 18-10 a favor de España, 8 goles de diferencia al final de la primera parte.

Ya en la segunda parte, ‘Los Hispanos’ dieron un recital de lo que mejor se nos da hacer, jugar, ya sea fútbol, baloncesto, tenis o balonmano. Jugar y ganar, ser los mejores. Un segundo título muy merecido. Durante la segunda parte, Sterbik se dedicó a lo que mejor sabe hacer, parar balones. Hizo un partido ejemplar, mostrando quién es el mejor portero del mundo.

‘Los hispanos’ no tuvieron compasión del rival y no bajaron su ritmo. Siguieron marcando goles y vengándose de los daneses por los últimos dos encuentros, el anterior Mundial y el pasado Europeo. El marcador final mostró 35-19, una diferencia histórica, de récord. Nunca antes había conseguido tanta diferencia en un mundial. Sin duda, los españoles aparecerán en los libros por méritos propios. Ayer fue una tarde para recordar, una tarde histórica. Bicampeones del mundo en balonmano. Una victoria que todos esperábamos,  pero que no creíamos que fuera del todo posible.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...