Bernanke se convierte en asesor de PIMCO

El ex director de la Reserva Federal estadounidense se convierte en el fichaje estrella del mayor gestor de fondos de renta fija del mundo.

bernanke

La polémica sobre las llamadas ‘puertas giratorias’ se encuentra en estos momentos en un punto de especial relevancia, toda vez que la investigación judicial a Rodrigo Rato ha llevado a muchas personas a entender que sus cargos en el sector privado podrían no estar justificados sino por su pasado político. Estas críticas se vierten igualmente contra ex presidentes (González y Aznar) e incluso contra ex altos cargos orgánicos de las formaciones (Jon Imaz, del PNV a Repsol). Allende nuestras fronteras, esta práctica parece más arraigada y tolerada.

Ben Bernanke, el que fuera presidente de la Reserva Federal estadounidense entre 2006 y 2014, ha sido ‘fichado’ por la mayor firma de gestión de fondos de renta fija del mundo, PIMCO. El anuncio pone fin varias semanas de rumores y abre un nuevo frente para la polémica aunque, curiosamente, esta se escucha con mayor intensidad fuera de Estados Unidos que dentro. Cabe destacar que hace menos de dos semanas que conocimos que Bernanke también pasaba a integrarse en el equipo asesor de Citadel Investment, una gestora de ‘hedge funds’.

La pregunta es bastante obvia, si la contratación del ex presidente de la Fed se debe, fundamentalmente, a su paso por esta institución, ¿es lícito que el economista de Georgia acepte estos cargos? Aunque sabemos que nuestra postura no va a contribuir a elevar nuestra popularidad entre los lectores, sí, es perfectamente justificable que Bernanke haya decidido por explotar su prestigio institucional en el sector privado. En primer lugar, no actuar de este modo supondría asumir que los altos cargos políticos solo pueden trabajar en el ámbito público, perspectiva poco sensata.

Segundo, los conocimientos del ex banquero central sobre los temas en los que asesorará a PIMCO y Citadel pueden ayudar a ambas firmas a conseguir buenos resultados para sus clientes, por lo que el interés por contratarle no tiene por qué provenir necesariamente de antiguos favores políticos. Por último, los sectores privado y público no constituyen carreras profesionales excluyentes, por lo que el paso de uno a otro debería ser asumido con mayor normalidad.

Vía: ABC.

Foto: Medill DC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...