Alemania endurece su política de inmigración

El Gobierno alemán establece permisos de residencia no superiores a seis meses para evitar que los inmigrantes sin trabajo saturen los servicios sociales.

berlin

La semana pasada nos hacíamos eco en empresayeconomía.es de la primera gran cesión de Angela Merkel dentro de la Gran Coalición que lidera desde diciembre con la presentación del primer salario mínimo de la historia de Alemania. Ahora parece que han sido los socialdemócratas quienes han tenido que adaptarse para apoyar un endurecimiento de la política de inmigración alemana. Según han informado los ministros alemanes de Trabajo e Interior, Thomas de Mazière y Andrea Nahles respectivamente, Berlín restringirá el acceso a ayudas sociales en determinados casos.

Algunos de los flecos más polémicos de la nueva normativa son los relacionados con los permisos de residencia, vitales para conseguir prestaciones por desempleo y demás servicios sociales. La voluntad del gobierno alemán es reducir el periodo de vigencia de dichos permisos para que todos aquellos inmigrantes que estén más de seis meses sin encontrar empleo pierdan el estatus de residentes. Esta medida persigue atajar la posible avalancha migratoria derivada de la normativa comunitaria que permite a los ciudadanos de la UE instalarse en otro país sin un contrato de trabajo.

Otro importante aspecto de la reforma es la mayor facilidad para abrir diligencias penales ante supuestos fraudes así como el endurecimiento de las condenas, que incluyen obviamente la expulsión. Algunos analistas señalan que con este paso Alemania se coloca casi al mismo nivel que Bélgica, país que lleva años expulsando a considerables cantidades de inmigrantes sin trabajo. De igual modo, algunas ayudas como las prestaciones por hijos podrían verse restringidas para evitar posibles fraudes, ya que muchas familias ya perciben ayudas en su país de origen.

Entre los colectivos más afectados destacan búlgaros y rumanos, cuya presencia en el país germano se habría disparado en los últimos años según el ministro del Interior, hasta el punto de multiplicarse por cuatro entre 2012 y lo que llevamos de 2014. Griegos y polacos son otras nacionalidades especialmente numerosas. Lógicamente, todas estas medidas han levantado cierta polémica en el seno de la UE, a pesar de lo cual no parece que planteen ningún incumplimiento de las normativas comunitarias.

Vía: ABC

Foto Kazo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...