Acusan a una fundación de desvalijar a enfermos de Alzheimer

La fiscalía investiga a la fundación Afal Futuro por desviar, supuestamente, fondos de las cuentas bancarias de enfermos con Alzheimer a empresas de la fundación.

Alzheimer

La fiscalía investiga a Afal Futuro, una fundación que se dedica desde hace más de una década a tutelar a personas que sufren la enfermedad mental del Alzheimer, por apoderarse, supuestamente, del patrimonio de algunos de los enfermos. La investigación se ha iniciado después de que cinco trabajadores y exempleados hayan denunciado a la fundación por desviar fondos a empresas ligadas a su cúpula. El patrimonio de la fundación ha pasado sospechosamente en tan sólo siete años de 30.000 euros a 12 millones de euros, aunque la cúpula de Afal Futuro niega cualquier tipo de irregularidad.

La contabilidad interna de la entidad, que ya está en manos de la fiscalía, revela flujos de dinero continuos de las cuentas de los enfermos tutelados hacia empresas vinculadas con la dirección de Afal Futuro. La fundación ha llegado a tener 180 tutelados (aunque ahora sólo supervisa a 80 enfermos) y algunos de ellos acaparan grandes fortunas. Al parecer, al menos seis de los tutelados mejor posicionados económicamente han visto disminuidos sus activos en los últimos años ya que a efectos legales los enfermos de Alzheimer tutelados son como menores de edad y la fundación tiene la potestad de las cuentas y patrimonio de los enfermos.

La ley establece una serie de límites para las entidades que se encargan de la tutela de personas incapacitadas. Sólo pueden percibir entre el 5 y el 20% del beneficio de las cuentas de las personas tuteladas. Sin embargo, desde la fundación Afal Futuro aseguran que se financian gracias a subvenciones públicas y donaciones y sólo cobran por dos de los incapacitados, hacen hincapié en que para el resto realizan esta labor de manera gratuita y desinteresada.

Los principales sospechosos de estas irregularidades son la presidenta de Afal Futuro, Blanca Clavijo, y el director de la entidad, Jaime Conde. Clavijo se defiende e insiste en que no sólo recurren a empresas ligadas a la fundación para contratar servicios para los incapacitados ya que «es obligación legal del tutor buscar siempre la mejor opción para el tutelado», y por ello piden «varios presupuestos a distintas compañías». Por su parte, el director, Jaime Conde, tira balones fuera y asegura que la encargada de decidir la contratación de las empresas es sólo Clavijo. «La presidenta es la única que determina los proveedores, es quien maneja las relaciones institucionales», insiste.

Vía: El País

Foto: joansorolla

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...