¿Qué son exactamente los activos económicos?

Breve resumen de los activos financieros de la economía moderna: préstamos, bonos, acciones y depósitos bancarios

Wall Street

En los últimos tiempos, y más que nunca, la economía está en boca de todos. Si antes era un tema en el que apenas profundizábamos, no hay reunión social, encuentro en el ascensor, o visita al médico en el que no tratemos de la delicada situación  en la que nos encontramos. Asimismo, al encender el televisor o abrir un periódico, siempre encontramos decenas de noticias acerca de la economía mundial.

Pese a ello, muchas veces no acabamos de entender o profundizar en algunos términos que son bastante decisivos. Es el caso, por ejemplo, de los activos financieros existentes en la economía moderno. Quizás escuchado así suena un poco a chino, pero se trata de cuatro: los préstamos, los bonos, las acciones y los depósitos bancarios. Ahora si, ¿verdad?

Aquí tenéis una pequeña introducción acerca de cada uno de ellos:

  • Préstamos: se trata de un contrato por el cual un prestamista particular deja una cantidad de dinero a un prestatario particular. Su principal ventaja es que se adaptan a las necesidades específicas de cada prestatario. Los más comunes son los préstamos bancarios. Por el contrario, su mayor desventaja es el alto coste de transacción: negociaciones, comprobar si el solicitante tiene capacidad para devolverlo, si tiene antecedentes de morosidad…

  • Bonos: implican el compromiso por el que el vendedor está obligado a pagar un interés anual al propietario del bono y a devolverle el principal en una fecha determinada. Así, el emisor vende un número determinado de bonos a un determinado tipo de interés y a una fecha de vencimiento a cualquiera que esté dispuesto a comprarlo. Se trata de un proceso que elimina el coste de tener que negociar los términos de cada préstamo con cada uno de los prestamistas individuales.Acciones: se trata de participaciones en la propiedad de una empresa. Si la compañía tiene ganancias, sus accionistas también; si por el contrario, no funciona correctamente, el dinero aportado por sus accionistas va menguando. Así que cuenta con riesgos bastante altos (a menos que se escoja invertir en una compañía que obtenga mayoritariamente ganancias, cosa bastante difícil hoy en día).
  • Depósitos bancarios: es un contrato entre un depositante y una entidad bancaria por el que ésta se obliga a devolver al primero el total del efectivo en el momento en que éste lo solicite. Así pues, no comporta tantos riesgos como el anterior, aunque tampoco proporciona tantas ganancias.

Foto: othermore

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...