Así invierte Warren Buffet

El gurú financiero de Nebraska cuenta con un sencillo método de inversión que resalta la importancia del análisis bursátil minucioso y la paciencia.

Warren Buffet

Considerado como uno de los grandes gurús financieros de nuestro tiempo, el norteamericano Warren Buffet confiesa que el éxito de sus inversiones se debe a un sencillo método personal. En él, el economista de Nebraska desarrolla una verdadera filosofía de vida que se traduce en inversiones sensatas y meditadas. No en vano, a sus casi ochenta y tres años, la empresa del veterano inversor, Berkshire Hathaway, ha aumentado sus beneficios en el segundo trimestre del año en un 46%. El secreto ha sido una vez más una combinación entre parámetros exógenos (recuperación económica de los EEUU, mejora de las perspectivas a medio y largo plazo…) y un buen posicionamiento en el mercado.

Buffet tiene como regla de oro no invertir en nada que no pueda entender. Él mismo reconoce que ha rechazado participar en empresas tecnológicas aparentemente atractivas porque desconoce muchas cosas de las mismas. En consecuencia, su cartera de inversión tiene como principales referencias a valores asentados. Tal sería el caso de Coca Cola (19,7% de su inversión) o American Express (10,6%). La siguiente pauta es la de comprender que una inversión puede llegar a marcar una caída del 50%. Dicho de otro modo, si no está dispuesto a asumir una hipotética pérdida de la mitad de lo invertido, mejor no entrar en el mercado. Paralelamente, el exceso de optimismo es el peor aliado. El mejor, la paciencia. De igual modo, Buffet recomienda no guiarse por el calendario electoral ni por decisiones políticas.

En idéntica línea se enmarca la siguiente recomendación: conviene huir de la euforia irracional y el pesimismo compulsivo. Esto no significa ir a contracorriente de los mercados, sino planear una estrategia coherente a medio y largo plazo. Ligado a lo anterior, destaca el consejo de que los cambios más bruscos en el valor de las acciones están motivados por tendencias inversoras y no por los resultados de la empresa en cuestión. Precisamente, a la hora de invertir en una determinada compañía hay que examinar el balance de un lustro, no el del último año.

Fuente: elEconomista

Foto / Aaron Friedman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...