Consejos para hacer un uso responsable de la calefacción

Quizás pienses que el consumo más responsable para un frío invierno sea el de no encender la calefacción. Cierto… pero reconozcamos que es poco práctico y, sobre todo, poco realista. Sin embargo, estar en casa calentitos no significa necesariamente derrochar (demasiada) energía, sino que gracias a unas pocas directrices podemos ahorrarnos mucho en calefacción. Algo que agradecerá nuestro bolsillo y nuestro planeta. ¿Quieres saber cómo hacer un uso responsable del termostato este invierno que ya se nos echa encima? Pues entonces sigue leyendo, ¡es más fácil de lo que crees!

uso respondable calefacción

Revisa y adecúa tus radiadores para el ahorro de energía.

En primer lugar, y para los que tienen radiadores, es esencial intentar calentar la habitación antes que las paredes. Dado que el aire de un radiador normalmente se dirige hacia arriba y no frontalmente, es común que la estancia acabe más fría de lo normal y la paredes más calientes de lo necesario. Mientras tanto, nosotros gastamos más energía de la necesaria. Ello podría solucionarse instalando un material reflectante tras el radiador, como por ejemplo papel de aluminio. Por otro lado, si colocamos una estantería justo unos centímetros encima del radiador, el calor chocará con la misma y se orientará hacia el centro de la estancia. Es también importante acordarse de eliminar el aire que se acumula dentro de los radiadores para que éstos funcionen a pleno rendimiento.

Radiadores a parte, uno de los puntos donde solemos fallar a la hora de ahorrar energía tiene que ver con nuestra propia casa… muchas veces sin el necesario material aislante. Esto suele ser común en las paredes, que carecen de revestimiento que las aísle del frío. Instalar dicho revestimiento puede ser muy caro, pero recomendamos encarecidamente prestar atención a un segundo elemento, mucho más sencillo de controlar: las ventanas. Recuerda que el calor puede perderse a través de unas ventanas mal instaladas o antiguas. Es necesario disponer de dobles cristales, y mejor si son de baja emisividad. Lo que nos gastamos en las mismos nos lo ahorraremos en nuestra factura, mes a mes.

Por otro lado, existen pequeños grandes consejos con los que no hace falta gastarse mucho dinero. Por ejemplo, y siguiendo con las ventanas, es muy útil instalar cortinas o estores que protejan la estancia de la emisión de frío que se cuela a través del cristal, al tiempo que preservan el calor de la habitación. Si utilizamos el temporizador en nuestros radiadores podemos ahorrar alrededor de un 5%, pues no es necesario que los pongamos en marcha mientras dormimos o cuando no nos encontramos en casa. Por otro lado, si revisamos los calentadores y fogones cada año prevenimos un gasto excesivo por mal funcionamiento.

Cada una de estas acciones puede ayudarnos a ahorrar la energía necesaria y preservar, aunque sea un poco, el medio ambiente.

Fuente: Canalsolidario

Foto: Dagoaty

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...