Soluciones y formas de mejorar los problemas del teletrabajo

El teletrabajo bajo análisis para dar solución a los distintos problemas que pueden aparecer en su práctica.

Teletrabajo

A medida que van pasando los años la forma de trabajar ha ido cambiando y ahora es común ver a las personas realizar sus tareas laborales fuera de una oficina. Es gracias al teletrabajo, también conocido como trabajo remoto. Se trata de llevar a cabo nuestras tareas en otro lugar que no sea la oficina de la empresa, generalmente desde nuestra vivienda. Es cierto que esta forma de trabajar cada vez está ganando más seguidores, puesto que la reducción de costes es bastante notable, pero también hay que tener en cuenta que mantener un equipo de forma remota no es una tarea fácil.

Existen varios problemas que pueden impedir que el trabajo que se vaya a realizar se haga de forma correcta. Principalmente son dos: la comunicación y el entorno. Sin ir más lejos una mala conexión Wi-Fi, problemas en el sistema de comunicación, diferencias horarias o una falta de programación adecuada, pueden hacer que nuestro proyecto no funcione de forma correcta y cómo no, que nuestro equipo no desarrolle el trabajo que se le ha encomendado. Para ello existen varias soluciones que pueden ser muy útiles para atajar estos problemas y que, en el momento en el cual las pongamos en marcha, es más que probable que nuestro proyecto mejore de forma considerable.

1. Problemas y soluciones en relación al entorno

Como hemos comentado, cuando trabajamos fuera de la oficina todo lo que nos rodea puede tener un punto negativo que hará que nos distraigamos y no realicemos nuestras tareas adecuadamente. No en todas las regiones existe el mismo horario, tampoco vamos a tener siempre un buen acceso a Internet y las distracciones se encuentran por todos lados. Para evitar todas estas situaciones debemos hacer que nuestro nuevo lugar de trabajo sea mucho más productivo, algo que conseguiremos fácilmente si realizamos las siguientes acciones.

La conexión Wi-Fi es algo fundamental

Para trabajar de forma remota el Wi-Fi se convierte en una pieza clave, puesto que no hay que olvidar que todas nuestras tareas las iremos pasando a través de un sistema establecido, correo electrónico o cualquier otra herramienta que nos permita compartir archivos. Por tanto, Internet debe estar en perfectas condiciones. No siempre va a ser así, puesto que en muchas ocasiones la conexión es nefasta, sobre todo si utilizamos una red pública. La mejor solución para ello es trabajar desde una oficina compartida, ya que rara vez la conexión a Internet falla en estos lugares.

El hecho de trabajar solos

Numerosos estudios han demostrado que las personas necesitamos socializarnos, sobre todo en el puesto de trabajo, ya que nos hace estar más motivados. En el caso de que trabajes de forma remota, la soledad será tu principal compañera y no tendrás normalmente personas a tu alrededor. De nuevo, un espacio compartido es una buena solución a todo esto, porque así estaremos rodeados de personas que tienen nuestras mismas ideas.

Olvídate de las distracciones

Haz que tu lugar de trabajo no tenga distracciones. Si al realizar tu tarea desde tu casa lo normal es que tengas videojuegos, libros, radio o televisión a tu alrededor, tenerlo todo cerca puede hacer que en algún momento sientas la necesidad de hacer un descanso. Para ser productivo intenta esconder todas estas cosas, por lo menos mientras estés trabajando. Ya tendrás tiempo luego de utilizarlas.

Trabajando desde casa

Mantener un horario

Cuando no se trabaja en una oficina es complicado mantener un horario, puesto que nadie nos estará supervisando. Lo ideal es que nosotros mismos nos marquemos las horas de trabajo con cierta flexibilidad, pero aprovechando al máximo los momentos en los que somos más productivos. Crea tu propia rutina.

Problemas y soluciones de comunicación

Para evitar tener problemas de comunicación en un equipo que trabaje de forma remota, lo ideal es crear un sistema único, que todos puedan hacer uso de él y que no haya excepciones, para que así todas las personas se sientan parte de la empresa y aporten cosas positivas al equipo en cuestión. ¿Cómo podemos mejorar nuestra comunicación interna?

Hay que ser transparente

Es importante que todos los miembros del equipo sepan en cada momento lo que está haciendo cada uno. Así eliminaremos las barreras que pueden haber entre estas personas y todos tendrán claro que estamos trabajando al unísono. Lo ideal es utilizar una herramienta que informe a todos estos miembros, lo que se hace en cada departamento, ya sea en administración o diseño, por ejemplo. Así, todos podremos ver en qué se está trabajando.

La importancia de la confianza

Si tenemos un equipo establecido de trabajo hay que tener confianza en esas personas. Hay que olvidarse de tomar decisiones de forma individual, es por ello que es fundamental que conozcamos las opiniones de todos los miembros de este equipo y, las decisiones que se tomen, sean consensuadas y votadas por todos.

Dejando a un lado la comunicación verbal

Al trabajar de forma remota, la comunicación verbal es decir, el cara a cara, debe quedar en un segundo plano. Todo lo que tengamos que comunicarnos se debe hacer a través de un sistema online establecido. Una buena solución es crear un sistema en el que se establezcan todos los pasos que hay que seguir para realizar una tarea. Una vez que la tarea se haya finalizado, todos los miembros sabrán en el estado en el que se encuentra y la siguiente persona que tenga que tomar el relevo para seguir con el proceso, tendrá claro por donde debe empezar. La información llega de manera automática a todos los miembros del equipo y, aunque para ello existen numerosas herramientas que son bastante útiles, sin duda una de las mejores y más utilizadas es Trello.

Vía: Medium

Foto: stokpicPhotoMIX-Company

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...