Situación actual Haití

Ya hace dos años que se produjo el terremoto en Haití. Por primera vez desde hacía tiempo, las potencias occidentales fijaron su mirada en este país, uno de los más pobres del mundo. Antes de ese momento, la población ya vivía bajo pobreza, muchos de sus habitantes no sabían leer ni escribir, pero fue un duro golpe y empeoró la situación. Dos años más tarde, la vida de los haitianos no ha mejorado.

Haití

Las ayudas humanitarias son necesarias para cubrir necesidades básicas como la alimentación y la atención sanitaria

La capital, Puerto Príncipe es una de las zonas donde los efectos del terremoto fueron más fuertes, pero aún así muchas personas se desplazaron ahí intentando obtener ayuda para sobrevivir. Por eso, todavía hay más de 600.000 personas en campos de refugiados, viviendo en malas condiciones, ya que menos del 25% de los escombros se han recogido. En este lugar de suciedad, las enfermedades emergen rápidamente. En 2011 murieron 7.000 personas de cólera.

Cuando se produjo el terremoto, muchas asociaciones y personalidades famosas destinaron todos sus recursos a obtener dinero para ayudar Haití. El dinero se invirtió en comida y asistencia médica, básicamente. Pero tras dos años, los haitianos siguen necesitando la colaboración de los países occidentales. Hay muchas personas que viven con menos de un dólar al día, y la sociedad no puede prosperar. Las necesidades básicas que todavía no se han cubierto son demasiadas, como por ejemplo la escolarización.

Afortunadamente, más de 23.000 jóvenes y 1.200 profesores han podido volver a las escuelas. La formación es la única vía que les queda a los haitianos para pensar en un futuro más próspero. Pero la situación es complicada, ya que el 80% de la formación es privada, por lo tanto las familias más pobres no pueden cubrir ese gasto.

Todavía hay 520.000 personas que viven sin hogar, probablemente porque fue destruido durante el movimiento sísmico. En 2010 se destruyeron 80 mil edificios, las calles están llenas de residuos y destrozos, provocando inundaciones y la obstrucción de los canales en cuanto llueve. La reconstrucción del país es lenta ya que, tal y como ha afirmado la ONU, no han llegado las ayudas que se habían comprometido los países occidentales, solo ha llegado el 43% de los 4.600 millones prometidos. Pero el contexto de crisis económica mundial no ayuda precisamente y, por ejemplo, España (el tercer país más donante hasta ahora) probablemente reducirá sus ayudas, poniendo en riesgo las necesidades básicas de la población.

Pero aún así, las aportaciones privadas e individuales son muy necesarias para intentar mejorar la situación de Haití. Dos años más tarde, la cosa no ha mejorado, la reconstrucción del país está tardando demasiado, exponiendo las personas a enfermedades y muerte. Sin la ayuda humanitaria, este país no podrá progresar. Las futuras generaciones merecen tener un futuro digno y eso debería ser compromiso de todos los estados.

Foto: Feed My Starving Children (FMSC) en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...