¿Residuo o basura?

Los residuos ya son basura. Gracias a las nuevas tecnologías de reciclaje, éstos se han convertido en fuentes de energía. El tratamiento de residuos para convertirlos en energía es fundamental para frenar los efectos del cambio climático. Los expertos medioambientales señalan que para que esta tarea tenga éxito, la colaboración ciudadana es indispensable. En los últimos años en España hemos podido constatar muchos cambios a favor del reciclaje, aún así, todavía quedan zonas en las que esta actividad se tiene que desarrollar.

La falta de contenedores puede suponer un problema grave para el medioambiente

Es increíble la cantidad de residuos que generamos. ¿Nunca te has preguntado dónde van a parar las bolsas de basura después de tirarlas al contendor? Son muchas las entidades que trabajan para aprovechar estos residuos y transformarlos en energía. De hecho, tan importante es el control de éstos que muchos expertos lo señalan como esencial para limitar los efectos del cambio climático. Ahora, más que nunca, te habrás dado cuenta de la enorme cantidad de contendores que hay en tu ciudad. Barcelona y Sevilla son dos ejemplos de cómo se han desarrollado las técnicas de gestión de residuos.

Por una parte, en Barcelona, hace tan sólo unos meses, se han instalado cinco tipos diferentes de contenedores, para cinco clases de residuos: plásticos, vidrios, papel, orgánicos y el resto de basura que no tiene cabida en ninguno de los cuatro anteriores. Además, han proliferado de manera considerable los puntos verdes. Por otra parte, en Sevilla, que dispondrá de un ecoparque, además de los ya habituales contendores dedicados a materia orgánica, plástico, papel y vidrio, se ha instalado uno nuevo para reciclar aceites de uso doméstico. Bien es sabido el enorme efecto contaminante del aceite, por lo que nunca se debe arrojar por el sumidero o por el retrete.


La actividad gestora de residuos se ha convertido en todo un negocio, pues a partir de éstos se genera una gran cantidad de energía. Por esta razón, los expertos inciden en no llamar basura a aquello que es aprovechable, sino residuo. A lo largo de todo el ámbito territorial español se han construido numerosas plantas de reciclaje y de tratamiento de residuos, muchos de ellos dedicados a los desechos generados en los municipios. Por eso, aunque parezcan mínimos, si se comparan con los residuos producidos por las industrias, los que emanan de las ciudades también son de gran importancia para mitigar el daño medioambiental. Y sin lugar a dudas, la concienciación ciudadana juega un papel esencial en esta batalla.

Aun así, siguen existiendo muchas zonas deprimidas dentro del territorio español que no poseen los medios adecuados para una correcta reutilización de los residuos generados por la población. E incluso, existen países enteros –algunos recién ingresados en la Unión Europea, como el caso de Rumania–, cuyos paisajes están decorados por los desechos de toda la población. Sin duda, hay mucho camino por recorrer y sólo si nos ponemos la meta utópica del residuo cero –el ser humano siempre generará residuos, por eso es irrealizable–, podremos contribuir decisivamente a que nuestros desperdicios no ataquen de forma severa al medio ambiente.

Foto: Gonzalo Barroso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...