Reaccionando a la parodia y la crítica con dignidad

El médico Fernando Simón reacciona bien ante la parodia y crítica de sus camisetas, pero pide un pequeño favor a las empresas.

España es experta en poner una sonrisa a la tragedia y en reírse para superar los problemas cuando otras naciones estarían sumergidas en la tristeza y la pena. Esta es la manera con la que el pueblo español supera lo insuperable y como siempre está listo para empezar de cero pase lo que pase, por muy complicado que haya sido lo que haya ocurrido. Y por supuesto, el humor también se ha reflejado en la crisis del coronavirus, donde hay un elemento clave que ha estado presente a lo largo de la práctica totalidad del proceso: el médico Fernando Simón.

Sus partes sobre la enfermedad se han visto a diario durante semanas y ha sido una cara que nos ha provocado todo tipo de sentimientos y reacciones. Hemos llorado, hemos odiado, hemos lanzado objetos por el aire dentro de casa, pero también hemos reído. Fernando Simón es un profesional de larga trayectoria, una persona que se escapa del típico perfil de doctor que se pone delante de las cámaras. Y eso es algo que da mucho juego.

Haya estado más o menos acertado durante el proceso, y a sabiendas de que algunas de sus declaraciones han causado mucha polémica, en especial aquellas previas a la pandemia, lo cierto es que Simón ha estado ahí. Se contagió de coronavirus, dejó de aparecer durante un periodo de tiempo y luego volvió a primer plano dispuesto a continuar con su trabajo. No es algo que se pueda decir de todo el mundo. Y ahora ha dado otra buena lección al pronunciarse respecto al negocio que se ha organizado alrededor de sus parodias.

Porque recientemente las principales marcas de camisetas personalizadas de la red han empezado a vender modelos que tienen ilustraciones o mensajes paródicos relacionados con Fernando Simón. Al médico, por supuesto, le ha llegado la información y es plenamente consciente de lo que está pasando en Internet. Los periodistas han querido saber qué opinaba sobre ello y su respuesta ha sido muy digna.

Dentro de la parodia, Fernando Simón ha declarado que le parece bien que su imagen sirva como recurso para que alguien haga negocio, un aspecto muy positivo sobre todo en la situación actual en el país. Pero ha pedido que si por favor las empresas que se están lucrando a base del uso de su imagen pueden dedicar una porción a donaciones a una ONG estará más contento y satisfecho. La respuesta de las tiendas no ha tardado en llegar y la mayor parte de ellas ya han dado su visto bueno a la donación de una parte de los ingresos que se consigan con la venta de las muchas camisetas que hay con la imagen del médico.

La historia es una buena demostración de cómo afrontar con dignidad una situación parodia y crítica. Y para qué engañarnos, la camiseta con el mensaje «Perdón, me he comido una almendra» es una que nos gustaría tener de inmediato.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...