Mobile World Congress vs responsabilidad social por el coronavirus

¿Por qué no se ha cancelado el Mobile World Congress de Barcelona debido al riesgo que supone el coronavirus?

war-3579356_1280

Dinero. Envidiamos a quien no crea que la gran mayoría de las cosas que ocurren en el mundo no se producen por cuestiones de dinero. Nosotros hace mucho que salimos de esa burbuja de cuento de hadas en la que vivimos hasta que abrimos los ojos. Con nuestra profesión es difícil vivir sin mirar a la realidad. Y por eso en situaciones como la que se está viviendo actualmente con el coronavirus simplemente no podemos callarnos. Porque si las autoridades catalanas se siguen planteando la seria organización del Mobile World Congress es solo por dos motivos.

El primero, como ya hemos dicho, es el dinero. Y el segundo, es la pereza. Este segundo, muy español, todo hay que decirlo. Porque la organización del Mobile World Congress es como ese novio o novia que va a tirar adelante la boda aunque sabe que va a ser un gran fracaso, solo porque ya ha enviado 400 invitaciones. Y luego pasa lo que pasa, que la boda se convierte en una batalla campal en la que los canapés son lo de menos. Por nuestra parte, lo último que nos gustaría sería ver cómo el Mobile World Congress se convierte en el foco de la expansión de la infección del virus en España.

Ya tenemos dos infectados, dos personas del extranjero que han traído el virus a España debido a que los controles en los aeropuertos están siendo demasiado ligeros (algo que es frecuente en nuestro país, donde el sistema de inmigración en los aterrizajes internacionales es bastante precario, por no decir inexistente). Y si se realiza el Mobile World Congress, ¿de verdad creemos que de miles y miles de personas que asistirán al congreso desde el extranjero no habrá ni un infectado?

Por supuesto, el gobierno español puede pensar que el Mobile World Congress dura unos días y que si se ha producido algún infectado luego lo más probable es que se irá a su país y punto. Pero lógicamente, por el evento también pasan españoles. Y no solo eso, ¿pensamos en lo grave que puede ser este evento a nivel internacional? Si en el Mobile World Congress hay un infectado que aún no muestra los síntomas y este infecta a, digamos, 20 personas que son de 8 países distintos, ¿qué ocurrirá después? ¿somos los únicos que vemos en todo esto una posible cadena de infortunios que lleve a la expansión del virus?

Sabemos que el Mobile World Congress mueve millones de euros. Es la feria número 1 del mundo en términos de telefonía móvil. Pero el mercado del móvil también es uno de los principales sectores de las grandes empresas asiáticas, que siempre mandan cientos de empleados a Barcelona para cubrir la feria. Por no decir la llegada de periodistas de todas las partes del mundo. Es un gran evento, siempre lo ha sido. Barcelona ha luchado por conservarlo por mucho que la organización haya recibido ofertas de otros países. Tenemos muy claro que para la ciudad condal es importante mantener la feria sea como sea y que, siguiendo la filosofía que tanto nos caracteriza por aquí, se teme a que un retraso o una cancelación vayan a tirar por tierra toda la relación e incluso a perder el derecho a organizar el evento. Es cobardía justificada. Hay mucho dinero de por medio, eso está claro, y también preocupa la imagen que vaya a dar la ciudad. Después de tantos años organizando el evento, Barcelona no quiere cambios, prefiere cerrar los ojos y pensar que «todo va bien».

bacteria-1477522_1280

No es fácil tomar una decisión como esa, eso hay que decirlo. Pero quizá los ejecutivos responsables de tomarla tendrían que ver en perspectiva todo lo que está en juego y las muchas posibilidades que hay a su alrededor. Cancelar la feria sería un desastre. Retrasarla a una fecha posterior no debería ser tan problemático, aunque lógicamente lo es. El Mobile World Congress es un escaparate para todas las empresas participantes. No se puede ver de otra manera el evento, que encaja bien en las agendas de los fabricantes para que presenten un adelanto de aquellos dispositivos que tienen entre manos para su comercialización en los próximos meses. Por lo tanto, si se produjera un retraso en el evento, algunas de las presentaciones de los fabricantes se podrían ver alteradas y quizá se encontrarían con que asistir a la cita de Barcelona tampoco les resulta tan atractivo.

Justo mientras redactamos estas líneas se ha confirmado por parte del gobierno chino algo que ya se estaba dando por sentado en Japón (desde donde escribimos) como medida preventiva: el virus se contagia por el aire. Esto significa que si alguien tose a tu lado o hay un tosido con virus en un lugar en el que te encuentras, por mucho que el tosido no haya sido a tu lado, existen altas posibilidades de contagio. El virus se combina con partículas de aire formando aerosoles que se inhalan en nuestro organismo cuando respiramos. Al producirse esta inhalación ya nos habremos contagiado con el virus. Debido a ello el gobierno chino ha recomendado que las personas no participen en eventos multitudinarios y otro tipo de congregaciones. ¿Y qué es el Mobile World Congress?

Cuando hemos comenzado a escribir esta columna teníamos claro que el Mobile World Congress seguiría hacia adelante, dado que como decíamos, el afán de dinero es demasiado fuerte. Aún con los riesgos, habría quienes tomarían la decisión de llevar a cabo el evento intentando agarrarse a la implementación de medidas de control que siempre dejan cierto margen a que ocurra lo peor. Ahora que el gobierno chino ha anunciado que el virus se contagia por el aire nuestra opinión y la forma en la que vemos la situación cambia de manera radical. Posiblemente el Mobile World Congress no tardará en cancelarse como medida preventiva obvia a tenor de los acontecimientos y de cómo se está complicando todo.

Si esto no ocurre vamos a seguir pensando que los organizadores y los responsables de tomar esta decisión siguen siendo como niños asiáticos. Niños a los que sus padres les intentan convencer de la importancia de llevar la máscarilla puesta en el colegio en todo momento, pero que cuando llegan a clase se la quitan, porque no entienden el riesgo que existe en lo que está ocurriendo a su alrededor. Niños que se convertirán en el medio de contagio perfecto para las familias, que en la privacidad del hogar por supuesto no utilizan mascarillas. Cuando un niño vuelva contagiado de la escuela, porque no ha utilizado la máscara al lado de sus amigos y profesores, no tardará en transmitir el virus a su familia y hacer que la cantidad de personas infectadas aumente.

Esa irresponsabilidad, en cierta manera, se puede perdonar en un niño, pero no tiene ningún tipo de justificación en adultos que organizan un evento de la magnitud del Mobile World Congress, al cual sabemos que asistirán miles de personas. Por ello tenemos esperanzas y somos optimistas acerca de cómo en las próximas horas alguien tomará la valiente decisión de cancelar el evento. Quizá no solo por precaución, sino porque afortunadamente cada vez son más las empresas de telefonía y tecnología que están cancelandio su asistencia a la feria de Barcelona.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...