Máximo histórico para el efecto invernadero

Que no corren buenos tiempos para la salud de nuestro planeta, es algo evidente. Sin embargo, el daño es más flagelante cuando descubrimos que nosotros mismos somos los culpables de que el efecto invernadero, aquel por el que la acumulación de gases en la atmósfera dificultaría la recepción de la energía solar, se sitúe a día de hoy en sus cotas máximas. Así lo afirma la Organización Meteorológica Mundial (OMM) mediante un esclarecedor y pesimista informe, donde se evidencia que la concentración de gases de origen humano estaría provocando que el efecto invernadero haya alcanzado su máximo histórico en 2010.

efecto invernadero

¿Hasta cuándo vamos a aguantar la emisión descontrolada de gases contaminantes?

La OMM remarca en este estudio, titulado ‘Boletín de Gases de Efecto Invernadero’, que hay pruebas evidentes que constatan una aceleración en el incremento de los gases nocivos de origen humano, en su mayor nivel desde la época preindustrial. De hecho, entre 1990 y 2010 hemos asistido a un incremento de cerca del 30% en el calentamiento global del planeta, a causa del efecto invernadero, a su vez provocado por la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, a la par que de otros gases más minoritarios pero igualmente nocivos, como son el óxido de nitrógeno y el metano.

Las consecuencias de este fenómeno son por ahora imprevisibles a largo plazo, aunque suponen una alteración del clima. Así lo explica Michel Jarraud, secretario general de la OMM, que alerta sobre los peligros de la contaminación atmosférica indiscriminada:

Incluso si lográsemos detener hoy mismo las emisiones de gases de efecto invernadero -y este caso dista mucho de la realidad-, permanecerían en la atmósfera durante décadas y continuarían afectando al delicado equilibrio de nuestro clima, de nuestro planeta vivo

Pese a que las informaciones que nos brinda Jarraud y su equipo son cuanto menos agoreras, siempre podemos señalar algún dato positivo. De paso, demostramos que, cuando se quiere, la voluntad de todos los Gobiernos unidos en favor del medio ambiente puede dar sus frutos. En este sentido, cabe destacar el descenso de la concentración de gases clorofluorocarbonos (CFC), resultado de una acción conjunta y orquestada a nivel internacional con el objetivo de preservar la capa de ozono. Como podemos comprobar, hacer esfuerzos por nuestro planeta no es tan difícil. ¿Para cuándo un paso más?

Fuente / Europa Press

Foto / boklm

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...