Los revendedores de PS5 se ofenden por sentirse maltratados

Los revendedores que se lucran con márgenes imposibles en productos tecnológicos muy demandados se quejan de cómo les tratan los usuarios.

La reventa se ha convertido, en los últimos años, en un problema creciente en el sector tecnológico. En especial en el último año, en el marco de la pandemia, se ha visto cómo la cantidad de revendedores de tecnología en activo ha aumentado de forma drástica. Se amparan en la necesidad de los usuarios por tener los últimos dispositivos y en la disponibilidad de poco stock debido a los problemas en la cadena de suministro a los que ha llevado el coronavirus.

Esto está ocurriendo con todo tipo de tecnología, pero en especial se sufre con la consola PlayStation 5, la cual ha sido protagonista de algunos de los incidentes más sonados relacionados con revendedores. Con PS5 sufriendo una cantidad de stock limitada de forma drástica, los revendedores encuentran la oportunidad de oro para hacer el agosto a base de sangrar a los usuarios.

Por supuesto, esta situación ha llevado a un rechazo generalizado de los usuarios hacia los revendedores. Se les critica activamente y se les señala en redes sociales, llegando a protagonizar todo tipo de incidentes. Ahora, un revendedor habla públicamente en declaraciones a Forbes, donde se queja de que las personas como él estén siendo criticadas de esta manera y clama un poco de justicia, así como de comprensión. Pero lo hace con tanta fanfarronería que, por desgracia para él y los suyos, es imposible llegar a sentir ninguna empatía por su comportamiento.

Los revendedores no están teniendo ningún tipo de sentimiento hacia el público, por lo que, ¿Cuál es el motivo por el cual la situación debería ser distinta? Ellos compran las consolas PS5 por menos de 500 euros y las puede llegar a vender hasta casi por 1000 euros.

Uno de estos revendedores habla con Forbes y dice que no entiende las quejas y críticas porque ellos lo único que están haciendo es actuar como “intermediarios”. Y para intentar justificarse intentan comparar la situación con lo que hacen los supermercados. Dicen que, si un supermercado compra la leche a un granjero y luego la vende por el doble de precio, ¿por qué ellos no pueden hacer lo mismo con las consolas? Justifican que si se trata de un producto tan limitado… se merecen una recompensa.

Lo que es peor es que desde algunos medios reconocen que “tienen razón” y solo justifican el daño que están haciendo los revendedores diciendo que el problema se encuentra en que no hay grupos de revendedores organizados dedicados a comprar la leche antes que los usuarios. Como si fuera tan fácil que cualquier persona contacte con una granja y que les compre un cartón de leche a la semana. La comparativa no tiene ni pies ni cabeza. Sony es el fabricante de las consolas y Sony no vende directamente a los revendedores. Lo que están haciendo ellos se explicaría, con esa misma comparación, de la siguiente forma: los revendedores comprarían todos los cartones de leche del supermercado y luego la venderían online al triple de precio. Eso es lo que están haciendo.

Pero, por otro lado, no es algo que se quede aislado al mercado tecnológico. También ha ocurrido con otro tipo de productos. En Japón, por ejemplo, ocurrió con las mascarillas cuando comenzó la pandemia. Y durante una semana de lo más loca también ocurrió con el papel higiénico, con tanto surrealismo que incluso la locura se extendió de Japón a otros países.

El revendedor que ha hablado con Forbes cuenta orgulloso que tiene un grupo de revendedores asociados a los que informa de las oportunidades de las que se entera y a los que da trucos y consejos para que puedan conseguir hacer compras que les aseguren margen de reventa. Dice que está muy feliz de que sus socios puedan ganar dinero revendiendo y que además hacen donaciones con los ingresos que obtiene de las suscripciones que cobra a estos revendedores.

El grupo se encuentra activo en Reino Unido, pero no hay duda de que la forma en la que trabajan se encuentra replicada también en otros países, donde el stock de consolas PS5 y otro tipo de dispositivos tecnológicos de alta demanda también se ha encontrado cargado de problemas. Todo se podría solucionar si Sony y los demás fabricantes aumentasen la producción y pusieran tantas consolas en las estanterías de las tiendas que los revendedores no pudieran comprarlas todas.

Eso es algo que han hecho en el pasado, pero que ahora debido a la pandemia es poco probable que ocurra. Eso sí, muchos revendedores no están logrando obtener las sumas de beneficio que esperan. Algunos se desesperan y devuelven los productos comprados a las tiendas. Otros los bajan de precio hasta que su margen de beneficio es mínimo. Y también hay quienes guardan el producto en casa esperando que tengan suerte en un futuro cercano. Mientras tanto, Sony se pregunta por qué se venden tantas consolas, pero tan pocos juegos. Los revendedores tienen la respuesta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...