Los mercados de CO2 no sienten pánico

El Tratado de Kioto firmado hace unos años para reducir la emisión de gases contaminantes y, por tanto, evitar el calentamiento de la Tierra, no parece importarle a las empresas. Es cierto que los gobiernos comienzan a apostar por las energías renovables. Sin embargo, el mercado de CO2 sigue empeñado en confiar en las fuentes de energía tradicionales. De ahí que no se hayan tambaleado siquiera las empresas relacionadas con la gestión de este gas.

Los mercados siguen confiando en la contaminación

Por todo el mundo es sabido que el Protocolo de Kioto apenas es respetado por las grandes potencias económicas. Las mismas que deberían dar ejemplo sobre un comportamiento respetuoso con el medio ambiente se saltan de forma repetida el acuerdo internacional firmado para frenar el calentamiento global del planeta. Es bastante lamentable, pero cierto. El Tratado de Kioto fue firmado en el año 1997, pero no fue hasta el 2005 cuando entró en vigor. Bien es cierto que el principal país emisor de gases nocivos, Estados Unidos, no lo ratificó, por lo que el acuerdo quedó un poco descafeinado. Sin embargo, otras potencias, con una alta responsabilidad en la contaminación y el calentamiento de la Tierra, sí lo hicieron: China, Japón, Alemania o Canadá.

La cuestión por la que hoy he decidido hablar aquí del Protocolo de Kioto es por un hecho bastante curioso. Y es que resulta que el primer periodo del cumplimiento del tratado expira el año 2012, a pesar de lo cual, el mercado de CO2 parece inmutable. Lo lógico sería pensar que los inversores estuvieran nerviosos por una posible caída de los precios a partir de esta fecha, sin embargo, no ha sido así. Es decir, la confianza en que la cumbre sobre el clima eche el cierre a la emisión de este tipo de gases cada vez se desvanece más y más. Los empresarios confían en que se siga haciendo uso del CO2, pero con ciertas modificaciones, para lo cual, el mercado ya se está adaptando. Entre los cambios que han experimentado las empresas dedicadas a gestionar las emisiones de CO2 destacan la utilización de mecanismos de desarrollo limpio. Entre estos mecanismos caben señalar métodos de captura y almacenamiento de CO2 como forma de compensar las emisiones. Esta es una petición que desde siempre ha realizado países como Arabia Saudí.


Por su parte, la Unión Europea estudia ampliar la reducción de las emisiones de CO2 de un 20% a un 30% a partir del año 2020. Sin duda, éste sería un paso muy importante para la sustitución de fuentes de energía tradicionales por energías limpias. Sin embargo, los países miembros de la UE no se ponen de acuerdo. Mientras que unos están a favor (a destacar Francia, Gran Bretaña, Alemania y España), otros rechazan este aumento de las reducciones (Italia y los países del Este de Europa). Parece claro quien apuesta por las renovables –el camino a seguir– y quien no.

Foto: Marco Antonio Davila en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...