Los CEO que se bajan el sueldo para aparentar

Numerosos CEOs de todo el mundo renuncian a sus sueldos con motivo del coronavirus, pero tienen segundas intenciones.

boss-4364677_1920

Posiblemente hayáis leído alguna noticia reciente acerca de grandes ejecutivos, principalmente CEOs, que han decidido renunciar a su sueldo mientras dure la crisis del coronavirus. Otros lo que han optado por hacer ha sido reducirlo de forma considerable. El efecto que se obtiene de esto es principalmente positivo, ya que el mundo les ve de una manera muy humana y les agradece el esfuerzo económico que están haciendo al trabajar sin sueldo. Por desgracia, no deja de ser, en muchos de los casos, una forma de intentar manipular a la sociedad y de tratar de conseguir una mejor imagen para sus identidades.

Lo primero en lo que pensamos si el CEO de Disney, Bob Iger, anuncia que ha renunciado a su sueldo a lo largo de este periodo de crisis es que es un gran hombre, generoso y que piensa en su empresa y en sus empleados. Pero luego descubrimos que el salario de Iger es de solo 3 millones de dólares al año y que sus ingresos anuales procedentes de Disney ascienden a un total de 47,5 millones.

Es decir, la parte del dinero que gana todos los años equivalente a su sueldo es prácticamente nada. Tres millones de casi 50 millones. Lo demás lo obtiene como bonificaciones y por los beneficios que recibe debido a la revalorización de las acciones.

Cuando vemos ese pequeño detalle y entendemos cómo funciona lo bonito de esa acción tan tajante como parece cortarse el sueldo es cuando nos decepcionamos. Y vemos la realidad, que no es tan maravillosa como aparenta y que tiene más oscuridad de la que nos gustaría. Además, el caso de Iger no es único, sino que más bien se trata de la norma. Hay muchos otros nombres que encajan también en esta práctica, como el de Oscar Muñoz, de United Airlines, cuyo sueldo representa un 10% de todos los ingresos que recibe anualmente. O Arne Sorenson, de Marriott, que al renunciar a su salario deja 1,3 millones de un total de 13,4 millones anuales.

mentor-2494673_1920

Tal y como explican algunos especialistas, las decisiones de renunciar a los salarios se convierten en una maniobra propagandística con la intención de mejorar su imagen pública. La mayor parte de estos CEO no sienten los problemas que tiene la sociedad y no hacen esa reducción en sus salarios de una manera sincera. Siempre tienen un plan B, una idea oculta que les motiva a tomar estas decisiones. Tal y como se dice, se trata simplemente de un ejercicio de relaciones públicas para obtener otro tipo de beneficio, o una inversión en la publicidad más natural y aparentemente pura por la que se pueda optar en el mundo de las empresas.

En otro orden de cosas, hay cierto aspecto que suele cumplirse también cuando se toman estas decisiones y que lleva a que lo que pierden los CEO al renunciar a sus sueldos lo ganen de una manera distinta. Se trata del efecto directo que se produce en Bolsa. Cuando el CEO de una empresa como Disney anuncia esa decisión, lo que produce de forma inmediata es un efecto positivo de revalorización del valor en bolsa de la compañía. Sube el valor de las acciones y se produce un beneficio directo que también acaba repercutiendo en la cantidad de ingresos anuales del CEO a la vista de la posesión de acciones de la que dispone. En ese tipo de casos la obtención de ese extra no se limita al CEO, sino que los demás accionistas también se benefician de ello, así que dentro de la cúpula directiva es una maniobra que viene muy bien, aunque solo se puede recurrir a ella por razones de peso como la del coronavirus.

Quizá nos haga ver el mundo con otros ojos y darnos cuenta de que nada es tan puro como parece y nos quite un poco de ilusión por las grandes empresas, pero nunca está de más que sepamos cómo funciona todo realmente. También es cierto que nunca se puede generalizar y que no todos los CEO que toman esta decisión lo están haciendo con segundas intenciones. La cuestión es fijarse y analizar las demás decisiones por las que optan estos ejecutivos para ver si todo es una maniobra para sus propios planes o si en realidad lo están haciendo con buenas intenciones. Por lo general, si se trata del segundo caso siempre hay más acciones y otro tipo de formas con las que apoyan a empleados y a la sociedad en general.

Y si nosotros nos encontramos en esa situación recordemos que hoy día es difícil engañar a las personas que nos siguen o a las que trabajan para nosotros. Seamos sinceros y si vamos a reducirnos o quitarnos el sueldo durante un tiempo que sea porque de verdad sentimos que se trata de una necesidad y que salga de nuestro corazón de forma sincera.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...