Las zonas rurales de Guatemala se quedan sin alimentos

El Gobierno de Guatemala declarará el estado de ‘riesgo nutricional’ en el país a partir de la próxima semana para hacer frente a los altos niveles de desnutrición que padecen millones de guatemaltecos. Algo que ya había denunciado la ONG Acción contra el Hambre, que ha pedido a los gobiernos ayudas que vayan más allá de los repartos de alimentos.

Que el hambre es un problema de difícil solución en algunas zonas del mundo es un hecho que no admite discusión. El problema está en que, en los últimos años, las cifras de las personas que pasan hambre  a lo largo y ancho del globo parecen estar disparándose y empiezan a proceder de lugares que, hasta hace poco, no se encontraban en las listas de países en los que  la gente apenas tenía para comer.

Guatemala es uno de esos países. La ONG Acción contra el Hambre ha alertado de que miles de familias que viven en el Corredor Seco (una zona que recorre Guatemala desde la capital hasta la frontera con Honduras), «se están quedando sin alimentos». Según el informe elaborado por la  ONG, que recoge información en los departamentos de Chiquimula, Jalapa y El Progreso, el 90% de las familias de la zona asegura que apenas les queda frijol. Una legumbre que, junto al maíz, constituye parte fundamental de la alimentación de los guatemaltecos.

Reparto de ayuda en Guatemala. Imagen: Acción contra el Hambre.

Concretamente, ha advertido de que la reducción drástica de las cosechas ha ocasionado un aumento del 35% en los precios del maíz y el frijol en los últimos meses. La organización ha detallado, por ejemplo, que en Jalapa y Chiquimula cada persona está consumiendo 0,9 libras al día, cuando deberían ser 1,23 libras, mientras que las propias comunidades han establecido en 0,75 libras al día el límite para asegurar que es insuficiente.

En este contexto, Acción contra el Hambre ha emplazado a la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional guatemalteca (SESAN) a retomar la búsqueda activa de casos de desnutrición aguda en las comunidades, desplazando hasta ellas a los vigilantes nutricionales encargados de la medición de los niños menores de cinco años, los más vulnerables ante la escasez de alimentos. Asimismo, ha recordado que, según Naciones Unidas, América Latina y Guatemala en concreto están entre las zonas que no han logrado reducir el hambre en 2010.

Por otra parte, el coordinador de la organización en Centroamérica, José Luis Vivero, ha asegurado que las medidas que se adopten deben ir más allá del mero reparto de comida, algo que aplaca el problema de manera momentanea pero dista mucho de darle una solución. «En Acción contra el Hambre preferimos apostar por opciones menos asistencialistas como los programas de Mano de Obra Intensiva, que permiten a los más vulnerables obtener ingresos a través de la realización de trabajos para la comunidad», ha añadido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...