Las grandes empresas aumentaron su compromiso social en 2013

Las cien mayores empresas del mundo dedicaron 12.200 millones de dólares a financiar programas sociales el año pasado. Las farmacéuticas, las más generosas.

compromiso

En un contexto de creciente indignación social a consecuencia del impacto de la crisis económica, las grandes empresas y multinacionales despiertan bastante animadversión entre la población, muy especialmente en aquellos países más castigados por el colapso económico. Una de las formas que estas compañías tienen de mejorar su imagen es la financiación de iniciativas encaminadas a producir un beneficio social sin ningún otro tipo de interés corporativo (más allá, obviamente, de la publicidad). En este sentido, 2013 fue un buen año para estos programas.

De acuerdo con el estudio publicado por KPMG Internacional, las cien mayores firmas por volumen de negocio a nivel internacional gastaron 12.200 millones de dólares en lo que ha venido en llamarse ‘obra social’. La cifra, equivalente a algo más de 8.500 millones de euros, supone un leve repunte respecto al año anterior y constituye el 2,5% de los beneficios brutos de las compañías (recordemos que el capital destinado a programas sociales está exento de tributar en la gran mayoría de países) en el pasado ejercicio.

Se observa sin embargo cierta desconexión entre estas empresas y el cometido social que financian. No en vano, el 80% de ellas no ha informado sobre el alcance de los programas puestos en marcha ni ha elaborado estudio alguno sobre las implicaciones de estos a medio y largo plazo. En cierta medida, no pocas compañías han optado por cumplir con su responsabilidad social y dejar que sean otros agentes quienes canalicen estas ayudas, planteamiento igualmente loable y provechoso para la sociedad. En cualquier caso, desde KPMG se insiste en aumentar el control de las ayudas.

Desglosando la cifra por sectores, los grandes laboratorios farmacéuticos han sido los más generosos, dedicando un considerable 12% de sus beneficios a diferentes proyectos humanitarios y de bienestar social. Con esta aportación se busca que disminuyan las críticas que muchos ciudadanos vierten sobre estas empresas, a las que acusan de lucrarse con las enfermedades y a fijar precios prohibitivos. Es de destacar que los bancos solo destinaron el 1% de sus ganancias a fines sociales.

Vía: El País

Foto:  Stefano Montagner

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...