Las comidas populares, ecológicas y divertidas

Las comidas populares son una de las actividades más ecológicas y sanas que se pueden organizar en un mundo dominado por la comida rápida, el estrés y el capitalismo. Suelen ser organizadas por asociaciones locales con el fin de fomentar las relaciones sociales más cercanas. Por eso, a través de Internet, os animo a asistir a alguna, si tenéis ocasión. El socializar, desde la Antigüedad, ha estado relacionado con el comer.

Productos ecológicos, sí; transgénicos, no

Quiero comer barato, sano y bueno: ¿dónde ir? Esta, sin duda, es una buena pregunta, sobre todo para aquellos que se han cansado de cocinar en casa –el lugar donde en la mayoría de las ocasiones se cumplen estas tres máximas–. Sin embargo, no todo el mundo puede decir esto. Por eso, en esta ocasión os voy a hablar de una actividad sana, ecológica, económica y divertida. Me refiero a las comidas populares. Quien no ha ido a una fiesta local y había alguna comida organizada para los participantes al módico precio de uno o dos euros.

Hace unas semanas os hablé de un grupo de Sevilla llamado El Enjambre sin Reina, cuyo principal proyecto es El Ecolocal. Pues bien, este grupo de jóvenes organiza casi cada mes una comida popular en la Huerta del Rey Moro (Calle Enladrillada, junto a la Plaza del Pelícano). Utilizan productos de la huerta, ecológicos y muy sabrosos. Sus garbanzos y arroces están exquisitos y son la mejor excusa para pasar una buena tarde de fin de semana acompañado de amigos. Sin embargo, las comidas populares no son un restaurante al estilo “como, pago y me voy”, sino que implica muchas más cosas. Por ejemplo, aunque no es obligatorio, en las comidas populares se agradece la colaboración ciudadana a la hora de recoger el lugar donde se ha realizado. Además, éstas están acompañadas de actividades destinadas a todo tipo de público. En unas ocasiones, hay un mercadillo del trueque; en otras se organizan talleres de reparación de bicicletas, etc.

Como ya he dicho antes, las comidas populares también tienen lugar en celebraciones que apenas te podrías esperar. Por ejemplo, en Cataluña yo he asistido a varias organizadas por collas de castellers. Si echas una mano a levantar un castillo humano, luego tienes una recompensa con una sabrosa escudella. Tampoco es de extrañar que haya comidas populares en la celebración de aniversarios de centros sociales, por ejemplo, como el que hay en el sevillano barrio de San Bernardo.

Una buena comida popular se basará principalmente en productos ecológicos. Y es que el objetivo final de organizar este tipo de eventos es reivindicar un modo de vida más saludable, más social y, en definitiva, más humano. El capitalismo del siglo XXI nos ha inculcado la comida rápida, el estrés, los transgénicos, etc. Así, las comidas populares son el remedio perfecto ante este tipo de vida tan nocivo y que, tristemente, está tan asentado en nuestra sociedad.

Foto: Pontificia Universidad Católica de Chile

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...