Lapidaciones en Irán

Si bien hacía tiempo estaban más o menos controladas y detenidas, las lapidaciones en Irán han regresado y culminaron con la vida de cuatro personas el pasado año, por lo que debemos procurar detenerlas de una vez y defender los Derechos Humanos.

Comprendo perfectamente que las culturas del mundo son totalmente diferentes y que debemos respetarlas. Es más, si hay algo que me gusta mucho en la vida es poder aprender de ellas y disfrutarlas pues es una experiencia realmente genial y valorable. Pero hay un límite.

Lapidación de San Esteban, obra de Rembrandt

Lapidación de San Esteban, obra de Rembrandt

No podemos pretender que sean todos como nosotros, los occidentales, no es justo tampoco porque estamos atentando contra siglos de historia y tradiciones y eso debemos respetarlo al máximo siempre. Es nuestra obligación. Pero también, existe un límite en lo que son tradiciones y lo que son atentados inhumanos.

Como lo que sucede en Irán, las famosas lapidaciones que si bien habían quedado en “stand-by” desde el año 2002, el pasado año se ha cerrado con cuatro lapidaciones más, lo que ha motivado el rechazo de todas las organizaciones de Derechos Humanos a nivel mundial, como Amnistía Internacional, la más reconocida de ellas.

Las lapidaciones en Irán han sido frecuentes siempre pues forma parte de sus “leyes”. Se aplican en hombres y mujeres acusados de adulterio y esta norma viola las leyes internacionales pues no es en ningún sitio causa de lapidación, más simple y práctico, pena de muerte.

Amnistía Internacional

Amnistía Internacional

Para quienes no conozcan lo que es una lapidación, debemos decir que es un método de ejecución muy antiguo y consiste en ejecutar una persona lanzando piedras contra su persona, hasta provocarle la muerte. ¿Es merecedor de ello el adulterio? Pues creo que nos duele a todos que nos pongan los cuernos, pero de allí a querer lapidar a alguien, hay un largo trecho, o una falta de uso de razón muy grande….

Debemos terminar con estas prácticas prehistóricas e inhumanas y respetar a los seres humanos de una buena vez por todas. Todos tenemos derechos y debemos respetarlos, por más que se cometa un delito, como lo es en este caso el adulterio. Si la cultura cree que es penable, pues bien, es discutible, pero la tradición puede primar en ese caso y se respetaría.

Pero que la pena consista en pena de muerte no. No podemos permitir eso pues nadie merece la muerte y menos de forma de lapidaciones. Por ello, todos a defender los Derechos Humanos y detener las lapidaciones en Irán.

Imagen Lapidación: Eloquence en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...