Lámparas LED y de bajo consumo para rebajar el gasto eléctrico

Las lámparas incandescentes, las de toda la vida, tienen los días contados. Primero desaparecieron las de 100W, después las de 75W y ahora lo harán nuestras tradicionales bombillas de 60W. ¿La razón? Esta medida forma parte de las directrices dictadas por la Comisión Europea para el ahorro de energía, que relega las luces incandescentes y apuesta por la tecnología LED y las bombillas de bajo consumo. El plazo para la retirada de las lamparas incandescentes comenzó el pasado 1 de septiembre y permitirá un ahorro de 40.000 millones de kilovatios/hora al año a partir de 2020, según informa El Mundo. Ello equivale al consumo eléctrico de unos 11 millones de hogares o, lo que es lo mismo, a 15 toneladas de CO2.

Adiós a la bombilla incandescente.

A partir de ahora, las empresas ya no podrán comercializar ni distribuir bombillas incandescentes, aunque los comercios podrán seguir vendiendo hasta agotar existencias. De esta manera, y progresivamente, las lámparas LED y de bajo consumo irán ganando terreno.
Estamos, a fin de cuentas, ante todo un apagón de la tecnología incandescente. Por el momento desaparecen las bombillas de 60W, que son las más populares en nuestro país. En el futuro lo harán las de 40W y las de 25W, que quedarán desterradas definitivamente en septiembre de 2012, del mismo modo en que desaparecieron las de 100W en 2009 y las de 75W en 2010. Muertas todas, llegan las bombillas de bajo consumo. Sensiblemente más caras, aunque ya presentes en el mercado, tanto unas como las otras permiten un ahorro en energía, son más duraderas y mucho más ecológicas.

Las bombillas incandescentes, esto es, las que hasta ahora utilizaban la mayoría de los hogares, pierden entre el 90% y el 95% de su electricidad en forma de calor (es por ello que queman cuando las tocamos). Las LED y las de bajo consumo permiten ahorrar un 90% de la energía, que se transforma en luz, favoreciendo la máxima duración. A la hora de elegir entre ambas es conveniente saber que las primeras pueden permanecer encendidas hasta 25.000 horas, mientras que las segundas duran entre 7.000 y 12.000 horas. Eso sí, los consumidores empezaremos a notar un gasto un tanto más elevado en estas bombillas. Un gasto, eso sí, compensado por la prolongada utilidad de estas luces.

Foto por jeici 1 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...