La movilidad en bicicleta se regulariza

La bicicleta es el medio de transporte más sano, ecológico y económico que existe. Por eso, son cada vez más los usuarios que echan el pie a los pedales para moverse de un sitio a otro. A mayor número de personas que utilizan este medio de transporte, más número de accidentes se provocan. En consecuencia, surge la necesidad de regular dicha actividad. La DGT está trabajando en ello y ya ha previsto medidas para reducir el número de accidentes.

Cada vez son más personas que las utilizan la bicicleta para moverse por la ciudad

Ir en bicicleta es una gozada. Yo me considero un amante de la bici y la utilizo para ir a todas partes. Sin duda, es el medio de transporte más ecológico y saludable; por lo que no es de extrañar que durante la grave crisis económica y energética que estamos viviendo, se haya puesto mucho más de moda de lo que ya estaba. La energía es un tema en torno al cual se puede discutir a lo largo de páginas y páginas, cosa que aquí no nos da lugar a hacerlo. Es evidente que, al ser un medio barato y de utilización generalizada, la bici sea un buen recurso para aquellas economías domésticas que sufren los despropósitos de unos pocos.

Como ya digo, el uso masificado de la bicicleta que están viviendo algunas poblaciones donde no existía una tradición bicicletera –me refiero a una tradición al estilo de Holanda, Alemania o Italia–, ha provocado que salga a la calle mucha gente que antes apenas había montado en este maravilloso medio de transporte. Esto ha provocado una gran cantidad de accidentes. En consecuencia, las autoridades de tráfico han decidido tomar medidas al respecto. Los accidentes urbanos en bicicleta se han incrementado de forma considerable, lo cual ha sido provocado, en parte por la inexperiencia de algunos ciclistas y, en parte, por el aumento de usuarios. Por no hablar del conflicto que ha generado el uso de la bicicleta en las aceras. Lógicamente, al haber más usuarios de bicicletas en la vía, sube proporcionalmente el riesgo de accidentes y el número de éstos.


Entre las medidas que las autoridades de la Dirección General de Tráfico (DGT) están aconsejando a los ayuntamientos que tomen destacan la obligatoriedad de las luces, la utilización de señales acústicas (es decir, el timbre) o la regulación de la velocidad (no se puede ir a más de 40 kilómetros por hora en circuito urbano). Los ayuntamientos, a través de los agentes municipales, avisarán a los usuarios de las nuevas reglas de conducción, pero sin sancionarles. El proceso de información durará entre el 1 de noviembre y 30 de noviembre. A partir de entonces, sí que podrán ser multados los ciclistas, con sanciones que pueden llegar a los 80 euros. Por una parte, comprendo que se tenga que regular el transporte en bicicleta, pues son muchos sus usuarios. Pero por otra parte, me da pena que la bicicleta pierda su libertad y sea sometida a unas reglas.

Foto: Chato

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...