La malaria, cada vez menos mortal

La malaria comienza a tener solución. La directora de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan, ha hecho público los últimos datos sobre esta enfermedad. Parece ser que, aunque el número de afectados se mantiene, la mortalidad de esta enfermedad ha experimentado un gran retroceso. Si bien es difícil acabar con esta patología, sí que se puede eliminar su letalidad.

La malaria se suele transmitir a través de mosquitos hembras

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado recientemente un informe sobre la malaria. Los datos emitidos son bastante favorables. Y es que parece que desde el año 2000 las muertes asociadas a este enfermedad han experimentado un descenso del 21%. Es decir, los fallecimientos han pasado de 985.000 a 781.000 entre 2000 y 2009. A pesar de estas buenas noticias, los afectados apenas han variado, pues sólo han disminuido un 3%, pasando de 233 millones de personas con malaria a 225 millones. Lo cual evidencia que esta enfermedad es cada vez menos mortal. Según ha comentado la directora de la OMS, Margaret Chan, estos resultados son los “mejores vistos en décadas”. Chan lamentó que en años anteriores las técnicas de combate contra la malaria hubieran sido infructuosas. Dicha decepción se torno en alegría y confianza: “Las estrategias actuales funcionan”, aseguró.

La malaria, también conocida como paludismo, es una enfermedad infecciosa que es producida por parásitos del género Plasmodium. Su contagio suele provenir de la picadura del mosquito. Es sabido que tan sólo las hembras de mosquitos se alimentan de sangre, es decir, son las que pican; por lo que es a partir de éstas que se produce el traspaso de este tipo de parásito. Otras vías de contagio son a través de las trasfusiones de sangre o porque una mujer embarazada transmita la enfermedad a su feto a través de la placenta.

La enfermedad suele darse en zonas cercanas a los trópicos. El número de casos es tan elevado que en algunas regiones se ha convertido en una enfermedad endémica, es decir, la infección de la enfermedad está tan presente que muchos de los infectados desarrollan la inmunidad adquirida, o dicho de otra forma, son portadores más o menos asintomáticos del parásito.

Uno de los principales causantes de que el número de fallecidos a causa de la malaria se haya reducido son los tratamientos combinados basados en artemisinina. No es una vacuna propiamente dicha, pero ha acabado con la letalidad de la infección. Otra solución ha sido el uso de mosquiteras, lo que ha reducido el contagio en niños. Por no hablar de la distribución de pruebas rápidas para detectar la enfermedad. El optimismo es tal, que Margaret Chan se ha fijado acabar con los fallecimientos asociados a la enfermedad en 2015. Sin embargo, para ello ha de contar con el triple de financiación. Demasiado dinero para los tiempos de crisis que corren.

Foto: Susan Ellis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...