La bicicleta como corazón de la sociedad holandesa

El gobierno de Países Bajos aumenta el apoyo para que haya más personas que utilicen la bicicleta para ir al trabajo.

Países Bajos bicis

Si todos aprendiéramos más de los holandeses quizá nos iría mejor, tendríamos menos contaminación, menos accidentes y menos discusiones por los cambios en las normativas de tráfico. En Países Bajos la cantidad de bicicletas que hay por metro cuadrado es extrema, prácticamente exagerada, algo a lo que el propio gobierno está camino de poner solución por las buenas o “por las malas” (que en este caso las malas también son buenas por el objetivo final que tienen).

Las estadísticas son cuanto menos espectaculares. Tenemos un país que cuenta con una cantidad de 17 millones de habitantes, pero al mismo tiempo hay nada más y nada menos que 23 millones de bicicletas. ¿Os salen las cuentas? Porque a nosotros no. A esto sumemos que aunque en Países Bajos son unos amantes de las bicis, en realidad no todo el mundo las utiliza. Descontemos niños y ancianos de unas edades sensibles a los que tampoco vemos montados en bicicleta y nos queda una proporción de bicis sin dueño ni usuario que pueden preocupar.

Pero en vez de coger todas las bicis sobrantes y tirarlas en algún tipo de agujero para luego enterrarlas y poner por encima una carretera que permita que pasen los coches, lo que ha hecho el gobierno ha sido anunciar la inversión de 345 millones de euros en mejorar la infraestructuras que se usan por parte de los ciclistas.

Y así, señoras y señores, es como tenemos una previsión de que habrá 200 mil personas más que utilizarán la bicicleta en un periodo de aquí a los próximos tres años. Y con ese ajuste de habitantes montados en bicicleta, Países Bajos ya se sentirá satisfecha porque las cifras habrán mejorado mucho y en términos proporcionales todo irá fantástico. El país está convencido de ello y se muestra muy optimista por todo lo que van a conseguir, lo cual nosotros consideramos no solo un éxito, sino también una demostración de madurez por parte de quienes toman las decisiones. No se está prohibiendo usar el coche ni se están ajustando los controles tanto que obliguen a sus ciudadanos a usar la bici, sino que se está fomentando que por voluntad propia cada uno haga uso de ellas. ¿Veis por dónde van las cosas?

Uso bici

¿En qué se usará ese presupuestazo planteado por el gobierno? Habrá un poco de todo. Por ejemplo, se van a construir 15 rutas para ciclistas que serán carreteras bien anchas en las que irán todos los ciclistas tranquilamente sin que ningún coche se los lleve por delante. Los carriles-bici del futuro, por decirlo de otra manera. También se instalarán más de 25 mil plazas de aparcamiento adicionales para las bicis y 60 instalaciones de almacenamiento de bicis que mejorarán los espacios para que sean más cómodos y aprovechen mejor cada localización. Dicen desde el gobierno que el objetivo que tienen es que todo el mundo pueda llegar fácilmente al trabajo, al colegio o a la casa de sus amigos en bici de una manera segura, rápida y cómoda.

Según las estadísticas, lo que ahora mismo le falta a los holandeses es coger hábito de ir al trabajo en bicicleta, dado que la mayor cantidad de personas lo que hacen es usarla para pasar el rato o ir a sitios de ocio. No hay esa costumbre de “me monto en mi bici y me voy a trabajar” como sí ocurre en países como Japón, donde es más común por mucho que sea uno de los países más avanzados tecnológicamente y también en términos de infraestructura de transportes. El problema de que no exista esta tradición es que para los ciudadanos holandeses sería lógico adoptarla, dado que la distancia media que separa a la mayor parte de la sociedad de sus trabajos es una cantidad de 15 kilómetros, cantidad que se podría recorrer en bici.

Como vivimos en una sociedad en la cual por mucho que seamos holandeses, españoles o chinos, lo que valoramos es el dinero, el gobierno del país ha decidido sacar el talonario. Ha comenzado a reducir 0,19 céntimos de euro de impuestos a cada persona por cada kilómetro que recorra en bicicleta. Para dar fe de ello las empresas tienen que aprobar los recorridos en bici que realizan sus empleados y luego el gobierno aplica las reducciones pertinentes.

No es que nos guste que el dinero sea un incentivo, pero si el método funciona… bienvenido sea. En teoría Países Bajos no tendría que tener problema para alcanzar sus objetivos, dado que siempre ha sido una nación que ha apostado de forma activa por el uso de la bicicleta. Comenzaron a introducir un modelo de vida basado en su uso en los años 60 y 70, y para la década de los 80 y 90 ya se había convertido en algo cotidiano. Se puede decir que en comparación a otras zonas de Occidente están adelantados, pero incluso ellos tienen trabajo que hacer.

Foto: cocoparisiennePexels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...