¿Es el momento de lanzar un nuevo teléfono móvil?

OnePlus ignora la situación mundial y comercializa su nuevo móvil, el cual además resulta el más caro de su historia.

Es el momento de lanzar un nuevo teléfono móvil

Esta es una pregunta que posiblemente muchos ejecutivos tendrían que plantearse al menos dos veces. Estamos viviendo unas semanas terribles en la mayor parte de lugares del mundo y posiblemente en lo último en lo que piensa la población es en comprar un nuevo móvil. Pero algunos fabricantes parece que no la captan o simplemente prefieren no captarlo, porque saben que de situaciones desgraciadas como esta también se puede ganar dinero.

Recientemente Apple introdujo en el mercado el iPhone SE de nueva generación, el que se convierte en su smartphone más barato y el cual hay que decir que se trata de un dispositivo muy apropiado para el periodo de reconstrucción de nuestra sociedad y economía. Es barato y además tiene un buen nivel de potencia, por lo que se puede decir que Apple ha dado en el clavo en cuanto a su fabricación. No es tan acertado que la presentación del producto se haya producido mientras en Estados Unidos y otros países están muriendo cientos de personas a diario. No es lo que se espera de una compañía y entendemos que si nosotros nos sentimos ofendidos, los propios norteamericanos, los compatriotas de Apple, todavía deben sentir un mayor nivel de rechazo.

El problema es que Apple no es la única empresa que se ha decidido por este tipo de lanzamiento: OnePlus también lo ha hecho, en su caso con su nuevo smartphone, el OnePlus Series 8. Y teniendo en cuenta que se trata de una empresa china… no se puede decir que el tema no sea sensible.

Como decíamos, la situación es crítica y seguro que estáis perfectamente al tanto por televisión y prensa generalista. Nos acercamos a los 3 millones de infectados a nivel mundial y a las 200.000 víctimas mortales, mientras que los procesos de cuarentena siguen en medio mundo activos, manteniendo a las personas en sus casas saliendo solo al supermercado o la farmacia. Nos preguntamos qué es lo que lleva a que una empresa como OnePlus decida comercializar el dispositivo en el que entendemos que han estado trabajando los últimos meses, pero que bien podrían haber retrasado. ¿No es un comportamiento altamente egoísta? ¿no deberían estar arrimando el hombro?

Y que no digan que no saben, o que no pueden, porque hace semanas Samsung demostró al mundo entero que podía poner su maquinaria a trabajar para ayudar a las empresas que fabrican respiradores y mascarillas. Esto también lo han hecho muchas otras empresas de diversos sectores, incluso en España con casos que están ayudando a salvar una incontable cantidad de vidas. Pero mientras unos ayudan, ellos siguen a lo suyo, como si no estuviera pasando nada en el mundo. O al menos así lo vemos.

OnePlus 8 Series

La respuesta a nuestra opinión y punto de vista, compartido por muchos de los profesionales de la información habituados a cubrir el sector tecnológico, llega de la mano de OnePlus. La empresa sabía que estaban jugando con fuego, por lo que tenían contramedidas listas. Explican, y este es su razonamiento, que saben que sus seguidores están interesados en acceder a nueva tecnología y que hay interés en sus productos y servicios. Además, explican que con anterioridad ya habían retrasado el lanzamiento del móvil en tres ocasiones, por lo que se encontraban en una situación complicada.

La compañía china dice de la mano de su máximo representante «Tenemos que seguir adelante. Pronto os ofreceremos los nuevos productos en los que hemos trabajado tan duro». También han hecho referencia a cómo han esquivado los problemas de producción en China, argumentando que lo que han hecho ha sido redirigir gran parte de la producción a India y hacer los ajustes pertinentes. No estiman cómo afectará el efecto de la pandemia a las ventas del teléfono y son conscientes de que un gran volumen de sus unidades vendidas proceden del mercado físico, por lo que piden que el público se concentre en comprar online.

Otro aspecto que hay que comentar es el precio del terminal. Cuando nació el OnePlus lo hizo con una propuesta barata, pero potente. Era tan bueno como un Galaxy, pero costaba solo 299 dólares. Ahora el nuevo modelo se lanza a un precio de 699 dólares, lo que nos parece una barbaridad. Es lo mismo que pagamos por el iPhone 11 de menores componentes, por lo que resulta excesivo. Lo que vemos que ha hecho la empresa ha sido jugar con sus primeras generaciones, hacerlas muy jugosas y económicas para ganar valor de marca. Y ahora que su móvil ya es muy conocido se aprovechan poniendo precios estándares que a los usuarios no les sorprenderán siempre y cuando no piensen en lo que representaba OnePlus en el pasado. Su fama actual es proporcional al precio que han puesto al nuevo móvil y saben que habrá muchos usuarios que no dudarán en pagarlo. Originariamente nadie habría pagado lo mismo que un iPhone por un móvil chino de una marca desconocida. Hoy se lo pueden permitir porque ya están por encima de esa definición.

Justifican que han aumentado el precio porque también han aumentado los componentes y características. Pero se trata simplemente de la típica palabrería de una empresa que desesperadamente intenta tapar sus vergüenzas e intentar que el mundo no piense cuando va a comprar sus teléfonos. La manera en la que han actuado en medio de la crisis, con el lanzamiento de este teléfono y todo lo relacionado con ello, nos parece suficiente como para que pierdan una gran parte de esos valiosos fans que ellos mismos dicen que son tan incondicionales. Al menos Apple ha presentado su iPhone, pero indudablemente lo ha hecho con un dispositivo tan barato que lo más probable es que nadie tenga problemas en comprar.

Esta actitud la estamos viendo en muchas empresas tecnológicas y no solo en OnePlus o fabricantes de móviles. No quieren abrir los ojos, no quieren ayudar al mundo y a sus usuarios, que son quienes les alimentan con la adquisición de sus terminales. Este momento de crisis es momento de devolver el favor, de demostrar que la gente que está ahí fuera y que se gasta parte de su sueldo en ellos, les importan. Para OnePlus parece que las consecuencias del coronavirus que más les preocupan es que no han podido hacer la presentación de su producto en un evento multitudinario con miles de personas, que se han arriesgado a retrasar su producto de nuevo o que no saben si se venderá lo suficiente. No nos darían ninguna pena si su OnePlus Series 8 pasa desapercibido y se ignora de manera generalizada.

Las empresas no deberían olvidar que se puede seguir negociando aplicando un código moral y una ética en sus decisiones. Lo hemos repetido en otras ocasiones, pero cuando la pandemia pase y volvamos a la normalidad, todo lo que ha ocurrido en el medio se va a recordar. Los usuarios recordarán qué empresas dedicaron parte de sus recursos técnicos o financieros a intentar salvar vidas y también se acordarán de quienes ni ayudaron ni tuvieron suficiente moralidad como para aplazar el lanzamiento de sus productos. Con cosas como el rencor no hay que jugar, porque al final de todo los usuarios son los que tienen la última palabra y los que pueden coordinarse con un efecto dominó inesperado para hundir a cualquier tipo de empresa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...